Universidad y Transfiguración

Universidad y Transfiguración
Por Eneida Valerio Rodríguez

“Es el bien más grande que los cielos y la tierra han dado a los hombres. Por la libertad debemos luchar y hasta dar nuestras vidas Sancho”. El Quijote.
Emilio Fereira, recibió el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Católica Cecilio Acosta en Maracaibo. Pronunció un Discurso de Orden, con una excelente cronología sobre el poder del hombre en su desafío a Dios para someter al mundo. En tal sentido, centra la libertad universitaria en espacio-tiempo, de manera particular en las católicas y cuando la describe y defiende, se remonta a la cita bíblica de la creación.
La desnudez marcó la piel de los primeros hombres cuando la perdieron y al verse y tratar de cubrirse, comienza una lucha sórdida para retener la libertad. Era tarde, el hombre se esclavizado, debía enfrentar consecuencias, nada placenteras como el delito, suscitado entre ellos mismos y consecuencia de grietas profundas devenidas desde la envidia.
Emilio Ferreira, educador y profesor emérito de LUZ apela al compromiso y urgencia de reivindicarla. Advierte en su oratoria discursiva, riesgos y aspiraciones hegemónicas para someterla del mundo globalizado. El desarrollo de su discurso conceptual golpea y sacude fuertemente al asistente del acto, cuando increpa a las autoridades presentes en el acto académico. Se refiere, a la urgencia de rescatarla; Transfigurándola.
La Universidad debe transfigurarse como Jesús, en el Monte Tabor. Lucas 9. 28-36 Esa similitud debe ser la aspiración de la universidad católica y más en la Cecilio Acosta, aspirante a convertirse en Pontificia en la venidera década. Debe asumir retos en la formación completando los pasos necesarios del proceso. Transfigurada puede responder varias inquietudes: ¿Qué es el ser humano? ¿El cerebro? y ¿Cosmos?
En esa obligada e inaplazable transfiguración, la Universidad, puede crear nuevos entornos de aprendizaje, para consolidar la docencia e investigación, marcadas por la excelencia de sus profesores. Debe integrarse al entorno interconectado, reto del s. XXI y facilidad colaborativa en el desarrollo de aquellos pueblos cercanos.
La transfiguración universitaria y más aún en las católicas, la defiende con argumentos en su discurso al recordar las advertencias del papa Benedicto XVI quien afirma que desde el siglo XVIII llamado el de la Ilustración, la religión sufre fuertes críticas y un proceso de secularismo, alentado entre otras presencias, por Marx y Nietzsche.
1932, es la primera mitad del siglo X X Aldous Huley, 2 siglos después de la Ilustración, recalca, sobre las apetencias del hombre por el poder para retar a Dios y lo escribe en ”Un Mundo Feliz”. Obra, que prevé el futuro como un mundo gobernado por fuertes totalitarismos. Transcurrido casi un siglo de aquella sentencia, el mundo se debate en una lucha sostenida para mantener la libertad como derecho natural.
Por eso, la Universidad Cecilio Acosta, está obligada a formar y ser. Desde este punto de vista, se implica en nuevos planteamientos y desafíos que no impidan a los jóvenes conocerse a sí mismos, una vez egresados y para lograr un mejor rendimiento transformando el trabajo desde distintas organizaciones que involucran todo el país.
Cuando Fereira habla de ser, lo afirma en la condición necesaria de una formación religiosa y cristiana. También de valores éticos y morales. Habla de la palabra, primer desafío trascendental del lenguaje digitalizado, facilitador para acceder a nuevas Tecnologías de Información y Comunicación TIC.
Todo, enmarcado en las nuevas exigencias de instituciones visionarias, ambiciosas y capaces de brindar servicios de calidad. Esta realidad, fundamenta lo esencial para rechazar exitosamente las pretensiones hegemónicas de un solo pensamiento violador de su libertad. De ahí, la urgencia de transfigurarse.
Cita a Andrés Bello, cuyos aportes a la educación de su momento, van desde creaciones de escuelas a la fundación de la Universidad de Chile, cuya rectoría ejerció hasta su muerte. Bello, en su concepción universitaria pidió extremo celo para preservarla, “Porque la Universidad, no puede ocupar un sitial importante en las instituciones sociales, si el cultivo de las ciencia y letras pueden ser peligrosas”.
Fereira en esta cita de Bello, fundamenta las razones que obligan a la Universidad a; revisar su futuro, entender su presente y fundar su derecho a pervivir
En este contexto cabe la pandemia letal de la Covid19, incidencia de grandes y serios cambios en la humanidad desde la ciencia y tecnología a nuevas formas de márquetin en publicidad. Todo, conlleva cambios importantes en las nuevas formas de hacer negocios, a través de la TIC. Con nuevos contenidos, competencias y formas educativas.
Una clarinada futura sobre la permanencia de la Universidad a corto tiempo ha paseado el orador en su intervención. Apela a la transfiguración en las instituciones católicas como lo amerita Cecilio Acosta. Tal realidad, evitará ser objeto de pretensiones hegemónicas, derivadas de procesos globalizadores que violan la libertad.
Requiere entonces, la Universidad; reaprender a ser, a pensar de someterla y por último, respetar el proceso de formación.

Eneida Valerio Rodríguez
@eneidavalerio