Una mujer que engañô a su novio recibiô cadena perpetua

Una modelo que uso sus encantos y una promesa de sexo para atraer a un exnovio a una trampa mortal, fue condenada a cadena perpetua, junto a su madre y cuatro hombres que la convencieron para hacer el trabajo sucio.

Coral Edgar, inglesa, de 26 años, envió «mensajes sugestivos» de Snapchat a Lee McKnight, de su misma edad, animándolo a ir a su casa para tener sexo, pero en vez de una noche de pasión, el hombre fue golpeado, amordazado y torturado con un látigo con puntas de diamantes que había comprado la madre de la modelo.

El fiscal que llevô el caso ante la corte, en el condado de Carlisle, al sur de Inglaterra, dijo que la modelo fue utilizada como cebo, por cuatro pandilleros que buscaban a McKnight para cobrarle una deuda por la compra de una droga.

Coral Edgar, de 26 años, había estado alentando a Lee a que fuera a su casa para tener sexo. Crédito: Policía de Carlisle.

Lee McKnight fue atraído a su muerte con ‘mensajes de sugestivos. Crédito: SWNS

La victima llego a la casa de su exnovia a las dos de la madrugada donde lo esperaba Jamie Davison, de 26 años, y otros dos hombres, quienes lo sometieron a una terrible experiencia de dos horas.

“Lo ataron a una silla, lo golpearon y patearon antes de azotarlo repetidamente con una fusta con puntas de diamante que la madre de Edgar había comprado en un sex shop”, revelô el funcionario judicial.

Luego, los hombres envolvieron el cuerpo casi sin vida en una alfombra y lo llevaron a un río en el auto Nissan Navarra de la madre de Edgar, mientras la exmodelo limpiaba el desorden en su casa.

“Lo arrojaron al río donde un granjero encontró el cuerpo de Lee unas horas más tarde”, declaró el fiscal.

Lee, de 26 años, había estado en una breve relación con Edgar.

Cuatro hombres y dos mujeres, Edgar y su madre, fueron condenados el martes por asesinato y todos fueron encarcelados de por vida en el tribunal de la corona de Carlisle.

Lee, de 26 años, había estado en una breve relación con Edgar y ella usó esos antecedentes para atraerlo a la casa «con una promesa de sexo», escuchó el tribunal.

El fiscal Tim Cray, dijo: «Para engañar a la víctima, la modelo envió mensajes muy sugestivos, Lee creía que tal vez tenía una promesa de sexo si aparecía en casa de Edgar».

Lee fue atacado porque le debía dinero a una banda de narcotraficantes, se dijo.

Después de buscarlo sin éxito en varias direcciones, Davison persuadió a Edgar para que lo invitara a su casa el 24 de julio del año pasado.

Edgar afirmó que ella no participó en el plan ni en la brutal golpiza e insistió: «Me quedé en la sala de estar, tapándome los oídos y cerrando los ojos».

Pero admitió que después del asalto, en el que Lee sufrió 36 traumatismos contundentes en la cabeza, una fractura de cráneo, hemorragia cerebral y fractura del cuello, limpió la sangre en la cocina.

La madre de Lee, Wendy, dijo en una declaración sobre el impacto de la víctima: “Independientemente de lo que haya hecho Lee, nadie merece hacerlo de una manera tan vil, violenta y trágica.

“Continuamente pasan por nuestras mentes, sus últimos pasos en esa casa espantosa… la trampa y la violencia que estaba a punto de experimentar en esa cámara de tortura”, agregô la mujer.

Los tres atacantes – Davison, 26, Arron Graham, 26, y Jamie Roberts, 18 – Edgar y su madre Carol de 47 años y el padre de Roberts Paul, 51, que tiraron un teléfono y quemaron ropa, todos de Carlisle, fueron condenados a principios de este mes.

El juez Hilliard le dijo a Edgar: «Lee McKnight no había hecho nada para merecer el engaño que usaste sobre él, llevándolo a tu casa cuando sabías lo que le esperaba».

Todos los acusados ​​fueron condenados a cadena perpetua con términos mínimos: Davison por 30 años; Graham, 26 años; Jamie Lee Roberts, 16 años y medio de detención; Coral Edgar, 26 años y medio y Paul Roberts, 20 años y medio.

La madre de Edgar también fue encarcelada junto con cuatro hombres.Crédito: SWNS