Los Rays empata la Serie Mundial

Los Rays empata la Serie Mundial

Quién dijo que esta Serie Mundial iba a ser corta. Si los Rays han demostrado algo en esta temporada es que no se van a callar ni a cruzar los brazos al primer signo de adversidad. Los Dodgers serán la potencia llena de estrellas y finanzas, pero ellos son especialistas en doblegar imperios.

Cuando Los Angeles se impuso en el inicio de este Clásico de Octubre, muchos creyeron que los campeones de la Liga Nacional no sufrirían mucho ante Tampa Bay, pero si los floridanos dispusieron de los Yankees y los Astros, ¿qué hace pensar en un desmoronamiento bien temprano?

Los Rays respondieron en el segundo encuentro este miércoles para ganar 6-4 e igualar la Serie Mundial, respaldados por un par de cuadrangulares de Brandon Lowe, quien despertó de un mal momento en los playoffs y recordó al tremendo pelotero de la contienda regular.

Lowe llegó a este momento de la postemporada con una línea ofensiva terrible: .107/.180/.161 en 61 comparecencias a la caja de bateo, con seis imparables y 19 ponches, pero a pesar de esos números de desmayo, el manager Kevin Cash nunca lo llevó al banco.

Quizá Cash esperaba una noche como esta, porque la historia de Lowe en la contienda regular fue muy diferente al conectar para .269/.362/.554 con 14 cuadrangulares y 37 remolcadas en 56 encuentros, además de ser el quinto mejor pelotero en el WAR, solo por detrás de José Abreu, D.J. LeMahieu, Tim Anderson y José Ramírez.

Lowe sacó sus pelotas del parque en la primera y quinta entradas para impulsar tres de las seis anotaciones de los Rays ante unos Dodgers que no utilizaron un claro abridor y se decantaron por una seguidilla de relevistas, esperando que su ofensiva volviera a llevarlos a la victoria.

De esta manera, Lowe se convirtió en sexto segunda base con un partido de dos o más palos de vuelta entera en una Serie Mundial, uniéndose a Tony Lazzeri (1932 Yankees), Charlie Neal (1959 Dodgers), Davey Lopes (1978 Dodgers), Jeff Kent (2002 Gigantes) y Chase Utley (2009 Filis, en dos choques).

Del otro lado, los Rays confiaron su suerte a Blake Snell, quien lanzó en tremenda forma durante cuatro entradas hasta chocar con la segunda vuelta de la tremenda alineación angelina que le facturó dos carreras con un cuadrangular de Chris Taylor y que amenazaba con seguir la cuenta.

Corey Seager acercó a los Dodgers en la octava con otro cuadrangular, pero la amenaza no pasaría de ese punto y ahora habrá que esperar al viernes a ver quién da el próximo golpe y toma la delantera.

El jardinero cubano Randy Arozarena bateó un imparable en el noveno episodio que sirvió para igualar a Derek Jerer (Yankees, 1996) como los novatos con más hits en una postemporada (22).

Fuente: El Nuevo Herald

Deja un comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *