Le dieron Jaque Mate a la Reina: Emma no Saldrá más Nunca de la Prisión

Emma en un concurso de belleza local

El matrimonio de la realeza del narcotráfico de México fue un arreglo entre el padre de la reina y el barón de la droga, según trascendió esta semana pocas horas después del arresto de la “soberana”, Emma Coronel.

La historia que trascendió en los alrededores de la corte de Virginia, donde la Coronel acudió a su primera cita con la justicia acusada de tráfico de drogas, indica que Joaquín “El Chapo” Guzmán, se enamoró de la reina de belleza cuando ella apenas tenía 15 años, y dos años después convenció al padre de la criatura para que se la entregara.

Fue un pacto entre el empleado, Inés Coronel Barreras y su patrón, “El Chapo” Guzmán, quien desde ese momento se hizo dueño de la vida de la joven y bella mujer.

La reina de belleza Emma posa en bikini en la playa Crédito: Instagram
El padre de Emma, lugarteniente de El Chapo, Ines Coronel Barrera, condenado a 60 años por narcotrâfico

Barreras era uno de los matones de confianza de Guzmán y de acuerdo con lo que se comenta en Sinaloa, el mismo le ofreció su hija al criminal con la esperanza de convertirse en el segundo a bordo en la tripulación de rufianes que capitaneaba “El Chapo”, amo y señor de vidas y haciendas, en Sinaloa, donde aún gobierna el narcotráfico.

La periodista Alison Maloney, corresponsal del Sun de Londres, publicô una historia muy similar a la que nos contaron por teléfono desde Sinaloa.

Dicen que su vida al lado del maton no es tan glamorosa como se presenta

Comenta Maloney, que la aparente vida glamorosa de Emma, no es otra cosa que una careta para ocultar su verdadera tragedia al lado de un hombre que cometió más de mil asesinatos antes de caer en manos de la justicia.

 La historia que publica el Sun, comienza, según ellos, cuando el narcotraficante fijo su vista en la bella Emma, el mismo día que se corono reina de belleza de su pueblo.

Emma, ​​fotografiada en el concurso Miss Sinaloa en 2008, un año después de que la pareja se casara en la Ciudad de México Crédito: EuroPics – CEN

EMMA Coronel Aispuro sonrió mientras se tocaba la corona en la cabeza después de ganar el concurso de belleza del pueblo y veía al jefe de su padre, El Chapo, caminando hacia ella.

Flanqueado por 100 hombres armados, se detuvo y anunció que tenía la intención de casarse con la joven de 17 años, la hija de uno de sus secuaces más confiables.

Unos meses más tarde, en su cumpleaños número 18, Emma se convirtió en la cuarta esposa del infame capo de la droga, 32 años mayor que ella.

El bautizo de la gemelas, dicen que hubo invitados de todos los niveles, entre ellos todo el tren ejecutivo del gobierno de turno en Mêxico.

A pesar del ‘matrimonio arreglado’, ella se ha mantenido fiel al poderoso narcotraficante durante su arresto y el largo juicio por un catálogo de delitos, incluido el asesinato y el tráfico de drogas, en 2016.

Emma aparece en su foto policial Crédito: AP: Associated Press

Ahora Emma, ​​de 31 años, ha sido arrestada en los Estados Unidos por su presunta participación en el tráfico internacional de drogas y por planear la fuga de su esposo de la cárcel.

Ella enfrenta cargos por participar en una conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina, heroína y marihuana para su importación a Estados Unidos.

También está acusada de conspirar con otros para ayudar a El Chapo, cuyo nombre real es Guzmán Loera, a escapar de la prisión del Altiplano en Almoloya de Juárez en julio de 2015.

El Chapo fue arrestado en 2016 después de escapar de prisión en 2015Crédito: EPA

El jefe del cártel, que había estado prófugo durante 14 años antes de ser finalmente capturado en 2014, le dijo a la policía: «Maté a dos o tres mil. Soy un narcotraficante. No secuestro ni robo ni extorsiono ni nada. como eso.»

La reina de belleza nacida en Estados Unidos, estuvo presente en el juicio del criminal, escuchando testimonios condenatorios de sus amantes y pruebas desgarradoras de que había drogado y violado a niñas menores de edad e historias de tortura y asesinato.

La glamorosa Emma ha apoyado a su esposo durante todo el juicio. Crédito: EuroPics – CEN

Algunos afirmaron que la presencia de la elegantemente vestida, Emma, ​​con faldas de marca, tacones de aguja y una nube de perfume, fue en beneficio de los jueces y del jurado en la sala del tribunal de Nueva York.

Ella le dijo al New York Times: «No conozco a mi esposo como la persona que están tratando de mostrar, sino que lo admiro como el ser humano que conocí y con el que me casé».

Hija de Inés Coronel Barreras, un teniente de rango medio del cartel de Sinaloa que dirigía El Chapo, Emma Coronel creció en el mundo del narcotráfico y el asesinato.

La impresionante estadounidense conoció al jefe del cartel de la droga cuando tenía 15 años

Emma, juciendo su curvilinea figura en un vestido de fiesta.

A pesar de su lealtad inquebrantable, la suya no fue una boda de cuento de hadas, sino lo que muchos han llamado un «matrimonio arreglado», uno que no tuvo más remedio que aceptar.

En el período previo al certamen de belleza que ella ganô, se informó que El Chapo sobornó a los jueces para que la eligieran. El necesitaba una soberana para su reinado de terror.

Una tradición de la mafia, que se remonta a 1958 cuando un matón de la familia Genovese, Sam Giancana, se casó con la vocalista de un grupo musical, una joven que había sido reina en una ciudad de La Florida. Desde esa fecha los jefes de la mafia consideran que deben casarse con reinas de belleza, y Emma era el premio que El Chapo quería para sí mismo.

Nacida en Santa Clara, California, creció en Sierra Madre, la región productora de drogas más grande de México.

A los 15 años conoció al Chapo en un baile y unos años después ingresó al certamen de belleza que ganô en su pueblo de Canelas.

Mientras celebraba su victoria, El Chapo, que estaba rodeado por cientos de secuaces con armas en exhibición, anunció que se casaría con ella.

Después del matrimonio, los recién casados ​​salieron temprano y la policía, que se había enterado de la boda, llegó demasiado tarde para atrapar a la esquiva presa.

Durante los siguientes años, Emma se mudó de un lugar a otro con su esposo, manteniéndose alejada de los ojos de la ley.

En 2011, embarazada de gemelos, Emma se dirigió a California para asegurarse de que sus hijos, Emalí Guadalupe y Maria Joaquína, tuvieran la ciudadanía estadounidense.

Aprovechando la oportunidad, la policía se presentó en el hospital para interrogarla, pero ella se negó a revelar el paradero de su esposo y se fueron frustrados.

El Chappo, ahora de 61 años, estaba lejos de ser un padre convencional.

Cuando las gemelas tenían seis meses, le envió a Emma un mensaje de texto que decía: “Nuestra Kiki (María) no tiene miedo. Le voy a dar una AK-47, para que pueda pasar el rato conmigo «.

El Chapo, en manos de las autoridades norteamericanas.

El Chapo fue encarcelado de por vida, más 30 años, después de ser declarado culpable de múltiples cargos, incluidos varios asesinatos.

El capo de la droga, que tiene 19 hijos con varias esposas y amantes, también mantuvo numerosas relaciones después de su matrimonio con la Coronel.

Durante el juicio en Nueva York, se escuchó decir que El Chapo, tiene una fortuna estimada en 10 mil millones se dólares. Asimismo, se revelô que pagó la liposucción de una de sus traficantes de drogas, que luego se convirtió en su amante.

No se sabe si Emma sabía acerca de los muchos asuntos que involucra a su esposo, pero se dice que se «rió» en la galería pública cuando una de las amantes de su marido comenzó a llorar en el estrado de los testigos.

Aparte de eso, la estoica esposa no mostró signos de emoción, sonriendo y saludando a su esposo en la corte.

El criminal se mostraba encantado de ver a su leal esposa, saludándola todas las mañanas lanzándole un beso.

En la campaña por el reinado de Sinaloa, donde supuestamente el Chapo invirtiô un millôn de dôlares para que le dieran la corona.

Emma mantuvo un perfil bajo en los primeros años del matrimonio, pero, después del arresto de El Chappo en 2016, dio una entrevista ferozmente defensiva al LA Times, refutando las acusaciones de que drogó y violó a mujeres y niñas.

Ella dijo: «Sería incapaz de tocar a una mujer con malas intenciones, de intentar obligarla a hacer algo que ella no quería».

Casi al mismo tiempo, recurrió a Twitter para expresar sus sentimientos.

El 30 de enero de 2017, mientras El Chapo era extraditado a Estados Unidos, tuiteó en español: «Ambos sabíamos que para hacernos realidad tendríamos que pagar un precio enorme: distancia, tiempo, desafíos y sacrificios. Valió la pena».

Con sus hijas de paseo en una plaza de Nueva York

Desde entonces, se cambió a Instagram, publicando selfies en bikini e imágenes de su glamorosa vida a 42.000 seguidores.

Entre las publicaciones había fotos del séptimo cumpleaños con temática de Barbie de sus hijas.

Posó frente a un palacio de tamaño real, con temática de Barbie, que había construido para los eventos y fue fotografiada con sus hijas, luciendo vestidos rosas idénticos y agarrando bolsos Louis Vuitton por valor de 1,900 dólares cada uno.

También se la ha visto con un bolso de Prada de 2200 dólares, uno de los muchos bolsos de diseñador que posee.

Un agente retirado de la Administración de Control de Drogas le dijo al New York Post: “Toda la historia con ella es tan surrealista”.

«Da vueltas y hace alarde de su riqueza y estilo de vida frente a la cara de todos».

Otras imágenes en su Instagram incluyen un campo de tiro, con ella disparando un arma semiautomática.

También hay numerosas imágenes de ella con ropa de diseñador, incluido un vestido de noche dorado hasta el suelo.

Al finalizar el juicio, en febrero de 2019, publicó una foto del juzgado y escribió: «Todo lo que se habló en el juicio sobre Joaquín, lo bueno y lo malo, no cambia de ninguna manera lo que pienso de él».

Después de que su esposo fue declarado culpable de 10 delitos federales, se levantaron el pulgar y ella sonrió, saludó y tocó su corazón en un gesto de afecto.

En Instagram escribió: “Dios me dio tu amor, tu sonrisa y tus besos para que nunca olvide lo que es ser feliz”.

El Chapo fue encarcelado de por vida más 30 años y cumple su condena en la prisión más segura de Estados Unidos, ADX Florence en Colorado.

Pero la efusión de amor y lealtad de la hermosa esposa de El Chappo, no convenció a todos, y muchos creen que sus movimientos tienen como propósito, demostrar una felicidad que no existe.

«¿Estas personas que cubren el juicio realmente creen en la hermosa historia de amor entre El Chapo y Emma?» dice Anabel Hernández, la periodista que entrevistó a Emma por primera vez en 2016.

«Oh vamos. Es una distracción y eso en sí mismo es importante para El Chapo y los abogados”.

Al crecer en el corazón del país de las pandillas en México, Emma fue educada en el estricto código de conducta que rige a las bandas criminales desde una edad temprana.

Ls nenas y la madre con carteras de diseñador valoradas en 2 mil 300 dôlares cada una

Ella está acostumbrada a permanecer callada y firme mientras sus seres queridos caen por sus crímenes: su padre y su hermano mayor, Inés, fueron arrestados y encarcelados en 2013 y el hermano menor, ​​Edgar, fue arrestado por ayudar a El Chapo a escapar de su ducha en la cárcel de Altiplano en 2015, el crimen por el que ella está ahora en la corte.

Con su esposo encarcelado de por vida, ella ha continuado cosechando las recompensas de su malvado oficio, viviendo una buena vida y protegida por la maquinaria criminal del Cartel.

Pero las autoridades federales han estado investigando el papel de Emma como cómplice desde que su esposo fue sentenciado, hace dos años.

Y pronto podría estar pagando el precio por su lealtad, cambiando sus lujosas villas y bolsos de diseñador por una celda de prisión.