La justicia tarda pero llega

La justicia tarda pero llega

Se anunciô en Cabo Verde, que el supuesto testaferro de Nicolas Maduro, el mafioso colombiano Alex Saab, será extraditado a los Estados Unidos, donde lo buscan por diversos delitos relacionados con el lavado de dinero, drogas y sobornos.

Saab, fue capturado hace más de un año por la Interpol cuando aterrizô en Cabo Verde, en una escala técnica para abastecerse de combustible y continuar viaje a Venezuela, después de realizar gestiones ante el gobierno de Irán, supuestamente con el propósito de venderle a esa nación, media tonelada de oro.

Pese a los esfuerzos del gobierno venezolano y de sus colegas españoles para evitar el traslado de Saab, el Tribunal Constitucional de Cabo Verde autorizó la extradición a Estados Unidos y se espera que sea llevado ante la justicia a mediados de la próxima semana.

La decisión se tomó después de una batalla legal que se prolongó por más de un año, en la que se supone que el gobierno venezolano gastô más de 30 millones de dólares para salvarle el pellejo al supuesto empresario, que según señala el expediente elaborado por las autoridades estadounidenses, hizo una enorme fortuna con la desgracia del pueblo venezolano.

En el pliego de cargos se indica que Saab, con la complicidad de Nicolas Maduro y otros funcionarios del gobierno, fraguaron un plan para estafar a la nación venezolana con la compra de alimentos con sobreprecio y en mal estado, que eran distribuidos a través de un programa elaborado por el acusado, denominado Comités Locales de Abastecimiento y Producción CLAP.

La acusación señala que Saab, manejo una vasta red de corrupción para que el dirigente Nicolás Maduro y su régimen pudieran desviar en su beneficio ayuda alimentaria con destino a Venezuela.

Un tribunal de Miami le inculpó en julio de 2019 por blanqueo de dinero.

El Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (ECOWAS) pidió la liberación de Saab en marzo, atendiendo una insólita petición del gobierno español.

Pero el Supremo de Cabo Verde desestimó esta petición y autorizó la extradición del empresario, que se encuentra en arresto domiciliario.

Tras un recurso presentado por Saab, el Constitucional también «confirmó la autorización legal de extraditar al acusado a Estados Unidos», indicó en su sentencia del martes.

Un cable de la agencia AFP, indica que se desconoce cuándo se producirá su envío a territorio estadounidense.