La fidelidad, lealtad y amor de los perros hacia al ser humano

La fidelidad, lealtad y amor de los perros hacia al ser humano

Por Araceli Aguilar Salgado

«Un perro es una sonrisa y una cola que se mueve alegremente… lo demás ¡No importa!»

Aunque nosotros expresamos el afecto de formas más complejas y variadas que un lametazo húmedo en la cara, es verdad que compartimos algunos rasgos con los canes, sobre todo en lo referente al papel que desempeñan las hormonas en el amor, tanto en las personas como en los perros.

Ambos producimos oxitocina, relacionada con la felicidad y los circuitos amorosos en los humanos, y, ambos tenemos un centro de placer en el cerebro es algo así como un interruptor natural que nos permite sentirnos felices cuando nuestro cuerpo segrega una hormona llamada dopamina.

Los perros y humanos compartimos parte de la química que explica el amor’ sentencian, pero no todo el mundo lo considera suficiente a la hora de explicar el comportamiento afectuoso entre perros y humanos.

Un perro recibe a su dueño entre saltos, ladridos y movimiento de cola. Se recuesta junto a él para descansar, camina a su lado, le obedece y le llena de lamidos la cara.

Antes que nada, hay que entender que el perro tiene las mismas estructuras cerebrales y cambios químicos que están detrás de las emociones en el ser humano.

Por ejemplo, ambos producen oxitocina, hormona involucrada en generar el sentimiento de apego y de confianza.

La oxitocina que se autoperpetúa en la relación entre humanos y perros, de una manera similar a como ocurre con una madre humana y su hijo.

El cariño que puede existir entre un humano y un perro es muy grande, nos busca siempre

Como cualquier enamorado, buscará siempre la compañía del ser amado, esté donde esté; ya sea en el sofá, en la cama, en el sillón ahí lo tendrás intentando acomodarse junto a ti para sentir tu calor, palabras y caricias.

También te buscará con la mirada porque necesita tenerte hasta en su campo de visión, ya lo sabes, te seguirá incondicionalmente hasta el fin del mundo.

El amor de los perros por los humanos es una de las cosas más increíbles y enternecedoras que existe en el mundo, ya que estos hermosos animales permanecen fieles y leales por siempre.

«La grandeza de una nación y su progreso moral puede ser juzgado por la forma en que sus animales son tratados.»