ESPAÑA: Arrestan miembros banda dominicana apuñalaron ecuatoriano

ESPAÑA: Arrestan miembros banda dominicana apuñalaron ecuatoriano

ESPAÑA.- Una disputa entre bandas latinas está detrás del grave apuñalamiento de un ecuatoriano de 20 años, herido salvajemente el martes 20 de abril por la tarde en una calle de la urbanización El Quiñón de Seseña (Toledo). Ese mismo día, fueron detenidos tres presuntos autores del ataque y la Guardia Civil ha cerrado ahora la Operación Coyote con el arresto de otros dos supuestos cómplices.

Son dos españoles, un peruano, un venezolano y un dominicano, con edades entres los 19 y 23 años, que están acusado de un homicidio en grado de tentativa.

La salvaje agresión con machetes de grandes dimensiones y otras armas blancas ocurrió en la confluencia de las calles Velázquez y Claudio Coello sobre las tres y cuarto de la tarde. Los autores, de la banda latina Dominican Don´t Play (DDP), abordaron a la víctima de forma premeditada y por sorpresa.

Supuesto miembro de Trinitarios, banda rival de los DDP, le provocaron lesiones muy graves, con cortes en la cabeza y puñaladas en varias partes del cuerpo. Algunas en el abdomen, según informó entonces el servicio de emergencias 112. «No hay un motivo concreto de la agresión», afirmó un portavoz de la Guardia Civil.

El joven tuvo que ser trasladado al hospital Virgen de la Salud de Toledo con pronóstico crítico, aunque se desconoce su evolución.

La Guardia Civil y la Policía local buscaron a los agresores y tres individuos fueron detenidos dos horas después, sobre las cinco y media. El apuñalamiento sucedía horas antes de que la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, presentase en Toledo un plan especial de seguridad para la comarca de La Sagra.

Espiral de violencia

Después, el Grupo de Información de la Comandancia de la Guardia Civil de Toledo, con el apoyo de la Unidad Central Especial Número 3 de la Jefatura de Información y varias unidades de la Comandancia de Toledo, localizó y arrestó a los otros dos presuntos participantes en la agresión.

Los cinco detenidos delinquían, presuntamente, en Seseña y localidades próximas, donde cometían delitos contra las personas, contra la salud pública y contra el patrimonio. También, según la Guardia Civil, estarían detrás de enfrentamientos «sumamente violentos contra miembros de bandas rivales asentadas en municipios cercanos a Seseña y del sur de Madrid. El fin era vengar refriegas anteriores y hacerse con el control de las zonas donde pretendían implantarse. De esta manera se ha ido estableciendo en diversas regiones de España mediante grupos territoriales que ellos denominan ‘bloques’, ‘clicas’ o ‘capítulos’.

Por lo general, estas bandas juveniles violentas son grupos organizados con una fuerte jerarquía y donde cada uno de sus miembros tiene una función definida. En muchas de estas bandas juveniles participan menores de edad, a los que inducen, en muchos de los casos, a abandonar sus domicilios familiares y cometer actividades ilícitas como medio de financiación de la banda y para ir escalando en la jerarquía de estos grupos violentos.

Las investigaciones fueron dirigidas por el Juzgado de Instrucción número 7 de Illescas (Toledo), pero no ha trascendido la situación judicial de los cinco detenidos.

Una disputa entre bandas latinas está detrás del grave apuñalamiento de un ecuatoriano de 20 años, herido salvajemente el martes 20 de abril por la tarde en una calle de la urbanización El Quiñón de Seseña (Toledo). Ese mismo día, fueron detenidos tres presuntos autores del ataque y la Guardia Civil ha cerrado ahora la Operación Coyote con el arresto de otros dos supuestos cómplices. Son dos españoles, un peruano, un venezolano y un dominicano, con edades entres los 19 y 23 años, que están acusado de un homicidio en grado de tentativa.

La salvaje agresión con machetes de grandes dimensiones y otras armas blancas ocurrió en la confluencia de las calles Velázquez y Claudio Coello sobre las tres y cuarto de la tarde. Los autores, de la banda latina Dominican Don´t Play (DDP), abordaron a la víctima de forma premeditada y por sorpresa.

Supuesto miembro de Trinitarios, banda rival de los DDP, le provocaron lesiones muy graves, con cortes en la cabeza y puñaladas en varias partes del cuerpo. Algunas en el abdomen, según informó entonces el servicio de emergencias 112. «No hay un motivo concreto de la agresión», afirmó un portavoz de la Guardia Civil a ABC este sábado.

El joven tuvo que ser trasladado al hospital Virgen de la Salud de Toledo con pronóstico crítico, aunque se desconoce su evolución. La Guardia Civil y la Policía local buscaron a los agresores y tres individuos fueron detenidos dos horas después, sobre las cinco y media. El apuñalamiento sucedía horas antes de que la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, presentase en Toledo un plan especial de seguridad para la comarca de La Sagra.

Espiral de violencia

Después, el Grupo de Información de la Comandancia de la Guardia Civil de Toledo, con el apoyo de la Unidad Central Especial Número 3 de la Jefatura de Información y varias unidades de la Comandancia de Toledo, localizó y arrestó a los otros dos presuntos participantes en la agresión.

Los cinco detenidos delinquían, presuntamente, en Seseña y localidades próximas, donde cometían delitos contra las personas, contra la salud pública y contra el patrimonio. También, según la Guardia Civil, estarían detrás de enfrentamientos «sumamente violentos contra miembros de bandas rivales asentadas en municipios cercanos a Seseña y del sur de Madrid. El fin era vengar refriegas anteriores y hacerse con el control de las zonas donde pretendían implantarse. De esta manera se ha ido estableciendo en diversas regiones de España mediante grupos territoriales que ellos denominan ‘bloques’, ‘clicas’ o ‘capítulos’.

Por lo general, estas bandas juveniles violentas son grupos organizados con una fuerte jerarquía y donde cada uno de sus miembros tiene una función definida. En muchas de estas bandas juveniles participan menores de edad, a los que inducen, en muchos de los casos, a abandonar sus domicilios familiares y cometer actividades ilícitas como medio de financiación de la banda y para ir escalando en la jerarquía de estos grupos violentos.

Las investigaciones fueron dirigidas por el Juzgado de Instrucción número 7 de Illescas (Toledo), pero no ha trascendido la situación judicial de los cinco detenidos.