Entrevista con la Mujer que Acusa al Gobernador de Nueva York de Acoso Sexual

La exayudante de Cuomo, le dijo a CBS que el gobernador le pidiô que le buscara una novia y le insinûo la posibilidad de relacionarse con ella.

Una de las ex ayudantes del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ratificô en una entrevista de televisión este viernes, que el funcionario es un abusador, que la acosô a través de mensajes de texto y le expresô en varias ocasiones su interés en poseerla.

La chica le dijo a la reportera de CBS, Norhah O Donnell, que él la ‘aterrorizó’ y repetidamente le pidió que le buscara una novia, después de decirle que ella era lo suficientemente mayor para él, porque saldría con cualquier persona ‘mayor de 22’. El tiene 63.

Asimismo, señaló que Cuomo ‘usó su temperamento para gobernar la oficina’, en medio de un ambiente de trabajo ‘brutal’, en el que prefería ‘rubias con tacones’ en su oficina de Albany.

La redacción de LOULTIMODIGITAL.COM en Nueva York, observó la entrevista y estimô que, los comentarios de la joven ayudante del gobernador dejan muy mal parado al funcionario, que apenas 24 horas antes había negado rotundamente las acusaciones de abuso por partes de tres mujeres, incluidas dos exasistentes, una de las cuales es Charlotte Bennett, la chica del reportaje incluido en el noticiero estelar de CBS, el viernes y que nosotros reproducimos hoy.

Igualmente, nuestra corresponsalía en Manhattan, uso parte de un reportaje publicado por el diario Daily Mail, de Londres, firmado por las reporteras JENNIFER SMITH y HARRIET ALEXANDER.

• Charlotte Bennett, de 25 años, trabajó como asistente del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, a principios de este año. Afirma que la acosó sexualmente y la dejó ‘aterrorizada’

 Bennett, de 25 años, alega que el gobernador se acercó a ella, no físicamente, sino con comentarios inapropiados, en su oficina de Albany este verano, en un momento en que se le consideraba un héroe pandémico.

‘Él abusa con los mensajes de texto. Dejó que su temperamento y su ira dominaran la oficina », dijo Bennett.

Ella afirma que Cuomo se aprovechó del hecho de que había sido violada anteriormente y que cree que él estaba buscando sacar ventaja de sus vulnerabilidades.

‘Dijo una y otra vez, «fuiste violada, abusada y agredida». Creo que es realmente estratégico. Los abusadores buscan vulnerabilidades, traumas previos. La idea de que tal vez esté más dispuesta a aceptar un comportamiento porque tengo un historial de violencia sexual. Quizás no tengo tanta confianza en mí misma debido a mi historia ‘.

Sandra Lee, personalidad de la televisiôn, vinculada sentimentalmente con Cuomo.

Ella dijo anteriormente que él le preguntó si tenía problemas para ser ‘íntima’ debido a lo que había experimentado.

Ella afirma que el 15 de mayo, sus comentarios inapropiados comenzaron cuando él le dijo que quería una novia y que estaba solo. Ella dice que él también le preguntó si saldría con hombres mayores.

El 5 de junio volvió a sacar el tema.

Dijo que quería una novia, mencionó que se sentía solo.

Le dije que sus hijas habían estado por ahí y él lo rechazó. Dijo: «Sí, amo a mis hijas, pero quiero una novia».

Bennett dice que ella tomó de esa conversación que él estaba tratando de acostarse con ella y ella estaba ‘aterrorizada’.

‘Pensé,’ está tratando de acostarse conmigo. El gobernador está tratando de dormir conmigo y estoy profundamente incómoda y tengo que salir de esta habitación lo antes posible”.

«Me dio a entender que yo era lo suficientemente mayor para él y que estaba solo. Estaba tratando de no llorar», dijo.

Ella dijo que después, se juró a sí misma que no dejaría que la supuesta irregularidad siguiera adelante.

Ella volvió al trabajo al día siguiente y dice que él le preguntó si ya le había encontrado una novia.

Estaba aterrorizada, conmocionada. Pensé que en cualquier momento pasaría algo y no tendría poder. Me hizo algunas preguntas sobre cómo usar un iPhone.

Entonces finalmente me llamó y me preguntó si ya le había encontrado una novia. Dije, «todavía no» y que estaba trabajando en ello’.

En su primera declaración sobre el asunto, Cuomo dijo que estaba bromeando y que su comportamiento juguetón había sido malinterpretado. Bennett rechazó eso el viernes, diciendo: ‘No me estaba riendo y él no se estaba riendo’.

Ella insistió en que estaba diciendo la verdad y agregó: “Ya es bastante difícil compartir esta historia, pero es verdad”.

“No puedo imaginar que sería como estar sentado aquí y contarte mentiras. No sé quién haría eso”.

“No pude inventarme esto. Me gustaba mi trabajo, realmente lo admiraba, era mi mentor, de verdad lo veía de esa manera “.

Bennett trabajó como consejera de políticas de salud en la administración del gobernador de Nueva York, contratada en la primavera de 2019 y ascendió rápidamente a asistente ejecutiva solo unos meses después.

Bennett tenía una relación amistosa con Cuomo debido a sus lazos mutuos con el condado de Westchester y lo veía como un mentor.

Cuando se le preguntó por qué no se alejó, respondió: ‘No sentí que tuviera otra opción. El era mi jefe. Era el jefe de todos ‘.

La oficina de Cuomo ha rechazado las acusaciones y dice que es ‘sexista’ afirmar, como algunos lo han hecho, que estaba protegido por un grupo de mujeres del personal senior como Melissa DeRosa, que se llamaban a sí mismas ‘chicas malas’.

Otros, como el presidente demócrata estatal Jay Jacobs, dijeron que lo que se describe como intimidación brutal no es más que una política ‘dura’ para la que no todos están hechos.

« Creo que juegan duro en Albany, no hay duda al respecto. Y debes tener la piel gruesa para trabajar ahí arriba”, expresô en una entrevista sobre el caso.

«Existe la idea errónea de que producir buenos resultados gubernamentales va a ser agradable, dulce o fácil, no lo es», agregô.

Richard Azzopardi, portavoz de Cuomo, dijo: ‘Sí, lo han visto impacientarse con la política partidista y los ataques falsos”.

«Tenemos un equipo de primer nivel y el gobernador es directo con la gente si su trabajo es insatisfactorio, porque la gente de Nueva York se merece nada menos que la excelencia de nuestra parte».

Cuando Bennett hizo sus acusaciones por primera vez, en The New York Times, contó una historia similar.

«Comprendí que el gobernador quería acostarse conmigo y me sentí terriblemente incómoda y asustada», dijo Bennett al periódico.

«Y me preguntaba cómo iba a salir de eso y asumí que era el final de mi trabajo».

Bennett dijo que Cuomo también le dijo que quería una novia, «preferiblemente en el área de Albany», y que se sentía solo desde que rompió con Sandra Lee, jefe y personalidad de la televisión.

También dijo que trató de cambiar de tema cuando los comentarios de Cuomo la hacían sentir incómoda, diciéndole que estaba pensando en hacerse un tatuaje.

Bennett dijo que Cuomo respondió sugiriendo que se pusiera el tatuaje en las nalgas.

Bennett dijo que informó a la jefa de personal de Cuomo, Jill DesRosiers, sobre la interacción menos de una semana después. Dijo que fue transferida a otro trabajo en el lado opuesto del Capitolio. A finales de junio también dio una declaración a un abogado especial de Cuomo.

La abogada especial de Cuomo, Beth Garvey, ha reconocido que la denuncia se había realizado y que Bennett fue trasladada como resultado a un puesto en el que ya estaba interesada.

Garvey dijo en un comunicado que las acusaciones de Bennett ‘no incluían un reclamo de contacto físico o conducta sexual inapropiada’ y Bennett ‘fue consultada con respecto a la resolución, y expresó satisfacción y aprecio por la forma en que se manejó’.

«La determinación a la que se llegó con base en la información que proporcionó la Sra. Bennett fue que no se requerían más acciones que fueran consistentes con los deseos de la Sra. Bennett», dijo Garvey.

Bennett dijo que decidió no presionar para que la administración tomara más medidas. Dijo que le gustaba su nuevo trabajo y que «quería seguir adelante».

Anna Ruch le dijo a The New York Times que Cuomo le puso las manos en la cara y le preguntó si podía besarla momentos después de conocerse en un edding de septiembre de 2019 en Manhattan.

Bennett habló varios días después de que Lindsey Boylan, ahora de 36 años, acusó a Cuomo de acoso sexual. Una tercera mujer, Anna Ruch, de 33 años, se presentó el lunes.

Boylan habló sobre sus acusaciones de acoso sexual contra Cuomo en una entrevista con Harper’s Bazaar publicada el jueves.

Ella reveló que se presentó después de que el nombre del gobernador demócrata comenzara a flotar como posible nominado para un puesto en el gabinete en la administración de Biden.

«Me desperté al día siguiente, y el gobernador estaba siendo presentado para el cargo de fiscal general, el puesto más alto de aplicación de la ley en los Estados Unidos», dijo Boylan. « Y no pensé en eso en absoluto … comencé a tuitear sobre mi experiencia ».

« Después de que me presenté inicialmente, sentí como si hubiera volado intencionalmente mi propio cuerpo en pedazos en todo el mundo, y la gente los estaba mirando. Casi me sentí como si me hubiera hecho esto a mí misma. Yo había tomado esa decisión ‘.

Boylan afirma que Cuomo comentó sobre su apariencia de manera inapropiada, la besó sin su consentimiento y se desvió de su camino para tocarla en la parte baja de la espalda, los brazos y las piernas.

Ella también alega que él sugirió una vez un juego de strip póquer a bordo de su jet de propiedad estatal.

Anna Ruch, de 33 años, (izquierda) afirmó que Cuomo se comportó de manera inapropiada en una boda en Manhattan en septiembre de 2019.Lindsey Boylan, de 36 años, (derecha) afirma que Cuomo comentó sobre su apariencia de manera inapropiada, la besó sin su consentimiento y se desvivió por tocarla.

Mientras tanto, una tercera mujer, Anna Ruch, le dijo a The New York Times que Cuomo le puso las manos en la cara y le preguntó si podía besarla momentos después de conocerse en una boda en septiembre de 2019 en Manhattan.

Boylan dijo en su entrevista con la revista que ha estado en contacto con Bennett pero no con Ruch, y agregó que la historia de Ruch la hizo sentir ‘nauseabunda’.

Boylan, quien trabajó para el equipo de Cuomo desde marzo de 2015 hasta octubre de 2018, tuiteó por primera vez sobre un ambiente laboral abusivo en la administración, en diciembre.

Explicó sus acusaciones en una publicación del 24 de febrero en la que dijo que Cuomo una vez sugirió un juego de strip póquer y en otra ocasión la besó sin su consentimiento.

Cuomo ha negado previamente las acusaciones de Boylan.

‘Solo quiero que el abuso se detenga. Realmente no estoy enfocada en el castigo. Estoy enfocada en la responsabilidad. Y creo que estamos viendo un poco la forma en que opera el gobernador (y su administración), la forma en que son y se está viendo en tiempo real. Y creo que eso es en realidad desafortunado, pero probablemente necesario », dijo Boylan.

Cuomo rechazó el miércoles los pedidos de renuncia ante las acusaciones de acoso.

Se disculpó y dijo que había «aprendido una lección importante» sobre su comportamiento con las mujeres.

Cuomo inicialmente dijo que se estaba disculpando con la «gente» que se sentía incómoda con su conducta. En un momento, dijo que se estaba disculpando con «la joven que trabajaba aquí y que dijo que la hacía sentir incómoda en el lugar de trabajo».

«Ahora entiendo que actué de una manera que hizo que la gente se sintiera incómoda», dijo Cuomo. ‘No fue intencional y me disculpo sincera y profundamente por ello.

‘Me avergüenza lo que pasó … Me avergüenza que alguien se sintiera así en mi administración. Estoy avergonzado y herido y me disculpo porque alguien que interactuó conmigo se sintió así ‘.

Cuando se le preguntó sobre los llamamientos para que se hiciera a un lado, el gobernador de tercer mandato dijo: ‘No fui elegido por políticos, fui elegido por la gente del estado de Nueva York. No voy a renunciar ‘.

Cuomo reconoció que ‘la sensibilidad ha cambiado y el comportamiento ha cambiado’ y que lo que él considera su ‘saludo habitual’, un enfoque del viejo mundo que a menudo implica besos y abrazos, no es aceptable.

Cuomo dijo que heredó su forma sociable de saludar a la gente de su padre, el difunto exgobernador Mario Cuomo, y que tenía la intención de ser acogedor y hacer que la gente se sintiera cómoda.

Bennett, fotografiada en el trabajo, le contó al equipo de Cuomo sobre sus incidentes con él.

Dijo que ‘cooperará plenamente’ con una investigación sobre las acusaciones supervisada por el fiscal general electo de forma independiente del estado. La procuradora general Letitia James, también demócrata, está seleccionando un bufete de abogados externo para realizar la investigación y documentar sus hallazgos en un informe público.

La abogada de Bennett, Debra Katz, dijo que la conferencia de prensa del gobernador «estuvo llena de falsedades e información inexacta».

Dijo que la afirmación de Cuomo de que no sabía que había incomodado a las mujeres era falsa, considerando que Bennett había denunciado su comportamiento a su jefe y a uno de los abogados de Cuomo.

Confiamos en que le informaron de su denuncia y esperamos plenamente que la investigación del Fiscal General, demuestre que los funcionarios de la administración de Cuomo no actuaron sobre las serias acusaciones de la Sra. Bennett, o no se aseguraron de que se tomaron medidas correctivas, en violación de sus requisitos legales. ‘, Dijo Katz.

Las acusaciones de acoso representan una crisis cada vez más profunda para Cuomo, quien hace apenas unos meses estaba en el apogeo de su popularidad por su liderazgo durante la pandemia de COVID-19.

En las últimas semanas, ha sido atacado por las revelaciones de que su administración no reportó muertes por COVID-19 en hogares de ancianos.