El avance tecnológico nos ha convertido en personas menos humanas.

El avance tecnológico nos ha convertido en personas menos humanas.

Por Roberto Veras.-

El avance de la tecnología ha venido desarrollándose desde el comienzo de la historia humana hasta nuestros días. Desde la invención de elementos como la lanza y los cuchillos hechos de piedras y palos para ayudar en la captura y matanza de animales para la alimentación, hasta elementos como la primera imprenta y la computadora, inventos que han agilizado enormemente el conocimiento y la comunicación.

“Wikipedia” (Define la tecnología como la aplicación de la ciencia a la resolución de problemas concretos. Constituye un conjunto de conocimientos científicamente ordenados, que permiten diseñar y crear bienes o servicios que facilitan la adaptación al medio ambiente, así como la satisfacción de las necesidades individuales esenciales y las aspiraciones de la humanidad.)

El avance de la tecnología ha sido excepcionalmente rápido en los siglos XX y XXI. Como dice un viejo refrán, «LA NECESIDAD ES LA MADRE DE LA INVENCIÓN», es decir, las necesidades tienden a generar invenciones y cada invención se adjunta con la necesidad de mejora y transfiguración. Los avances cada vez más recientes ocurren día a día.

Otros aspectos de la sociedad y nuestras vidas individuales también están influenciados por la tecnología de muchas formas directas e indirectas, incluyendo la gobernanza, el entretenimiento, las relaciones humanas y nuestras opiniones sobre la moralidad, la mente, la materia y nuestra propia naturaleza humana.

No hace falta agregar que estos avances también fortalecen el desarrollo económico, ya que el uso efectivo de la tecnología reduce el costo de producción de materiales y los gastos generales que generan ahorros en la economía y, por lo tanto, conducen al desarrollo nacional.

Los problemas y las soluciones a menudo van de las manos, la sociedad se ha vuelto cada vez más dependiente de la tecnología, tanto es así que a veces nos falta la voluntad de pensar antes de actuar. Nos impacientamos si tardamos más de unos segundos en descargar una imagen de una fotografía, esperamos respuestas inmediatas a nuestro correo electrónico, y esperamos que alguien conteste nuestro teléfono celular cuando y donde llamemos.

El avance de la tecnología nos mantiene tan ocupado que muchas veces, ni siquiera podemos encontrar tiempo para dedicarlo a nuestros familiares, es sorprendente saber que las personas están en contacto a través del chateo y la mensajería en línea aunque estén en la misma ciudad porque piensan que es más rápido y efectivo, pero se olvidan de que reunirse personalmente es mucho más humano que un chateo, este avance tecnológico nos convierte cada día en personas menos humana, a ustedes dejo que saquen sus propias conclusiones.

Deja un comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *