Danilo: un cadáver político.

Danilo: un cadáver político.

Por Máximo López hijo

No ha podido surgir de las cenizas, como el ave fénix de la mitología griega, ya que no cuenta con esa virtud, todo lo contrario, se ha convertido en un pellejo que no llega a piltrafa.Danilo, un ser rencoroso y vengativo, junto a su oligarquía de hierro,resquebrajaron con su facción grupal el viejo partido, y sacaron su verdadero líder, creyó haber alcanzado la gloria y no fue así, ahora, los treinta denarios que recibió por su traición le arden en las manos, cual Judas Iscariote ahorcado como figura política.

Es la viva imagen de la ingratitud -obstinado y acosador por demás- vive un triste final lleno de vergüenza, que lo obliga a entrar por puertas traseras,alguien que pudo ser recordado históricamente, pero que ahora es un residuo de bagazo de caña, y como dice el pueblo: “él se lo buscó…! quien lo manda!