Coca, Excesos, Locura y un Tumor Acabaron con Maradona

Coca, Excesos, Locura y un Tumor Acabaron con Maradona

Redacción Nueva York. ENRIQUE GARCIA

Tenía un tumor en la cabeza, lo operaron y murió el diez, Diego Armando Maradona.

Su vida que se desarrolló como una montaña rusa de vueltas arriba y abajo, terminó de manera abrupta mientras se reponía en su hogar de Buenos Aires, después de someterse a una operación para eliminar un tumor que estaba comprimiendo su cerebro y que había afectado seriamente su juicio, según dijeron los médicos.

Los síntomas de su locura comenzaron a notarse cuando se hizo público su consumo de diferentes tipos de drogas, su preferida, la cocaína. Dicen sus allegados que consumía coca desde que se levantaba hasta que el cansancio en la madrugada lo llevaba a la cama.

Su comportamiento llegó a ser tan errático, que los médicos que lo trataron durante sus recientes afecciones no dudaron en afirmar que el “Diez”, no estaba bien de la cabeza, preocupados por su salud decidieron someterlo a un estudio descubriendo la triste realidad, tenía un tumor en el cerebro.

Se justifica así la estrepitosa vida que lo caracterizô en sus últimos días de vida. Se vio envuelto en tantos escándalos que sería difícil enumerar cual de ellos le hizo mas daño a su imagen, la misma que una vez estuvo en lo mas alto de la afición argentina, tan alto, que incluso llegaron a venerarlo, no como un ídolo, sino como un dios.

Hubo lugares en su pueblo natal, donde sus seguidores levantaron altares frente a los cuales rezaban, pidiéndole a dios una vida eterna para el futbolista más aclamado de un país, donde el futbol y la política son el pan de cada día.

Entre los síntomas notables de su descomposición cerebral se enumera en primer lugar su adicción por los estupefacientes, al extremo que quienes lo conocían bien solían llamarlo “Maradroga”, en segundo lugar sus cambios de humor, llegô incluso a agredir a su ex esposa, y a sus hijas las atacó verbalmente alegando que lo habían robado, algo que nunca pudo probar, un tercer signo de su locura se hizo evidente cuando comenzó a juntarse y mostrar admiración por personajes tan siniestros como Fidel Castro, Hugo Chávez y lo más reciente, su familiaridad con Nicolás Maduro y Pablo Escobar, ambos calificados como capos del narcotráfico en El Caribe.

Pero como todo tiene su final, la atormentada vida del famoso deportista terminô abruptamente cuando se suponía que el peligro había pasado. Lamentablemente, la naturaleza que no perdona excesos le había puesto fecha de expiración, y hoy, 25 de noviembre del 2020, un año verdaderamente nefasto, respirô por última vez el futbolista que derrotó a los ingleses en una copa mundial, cuando Argentina anhelaba una venganza por la pérdida de Las Malvinas.

En la redacción de LOULTIMODIGITAL.COM, hacemos llegar nuestra sentida condolencia a los aficionados al futbol que hoy perdieron a uno de sus más grandes Ídolos. Paz a sus restos.