Cesar Alcántara Presidente de SCJ, no tiene Facultad para sustituir jueces.

Cesar Alcántara Presidente de SCJ, no tiene Facultad para sustituir jueces.

La Fundación para el Desarrollo Institucional Dominicano (FUDEINDO), organización de la sociedad civil, comprometida con los mejores valores de administración de justicia y el avance y desarrollo de la institucionalidad del Estado y sus instituciones desea expresar su preocupación por la situación que atraviesa la Suprema Corte de Justicia en estos momentos y muy especialmente expresar nuestra preocupación por el traslado inconsulto que afecta al Magistrado Moisés Ferrer.

La administración de justicia en sentido general y la imagen pública de la Suprema Corte de Justicia dejan mucho que desear. A la pérdida de confianza de la población en el servicio judicial se agrega la delicada y preocupante situación de esta alta corte, instancia en la cual se aprecia una carencia de liderazgo y deficiente gestión, matizada por los constantes escándalos internos que en ocasiones trascienden a la opinión pública nacional.

La decisión del presidente de la Suprema Corte de Justicia, Magistrado Luís Henry Molina, de trasladar al Magistrado Moisés Ferrer de la Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia a la Segunda Sala, sin que dicha decisión fuera previamente consentida por el afectado, ni autorizada por el Consejo del Poder Judicial, implica un grave atentado a la institucionalidad y a la legalidad de que debe estar revestido todo acto de la autoridad pública.

El principio de inamovilidad que protege a los jueces previsto en el artículo 151 de la Constitución dominicana es un uno de los pilares sobre los que descansa la institucionalidad del poder judicial. La garantía de estabilidad y permanencia en sus funciones o en sus puestos de trabajo es algo que debe respetarse si queremos tener una justicia mejor. Por lo que el traslado de una juez, sin importar su jerarquía, debe estar revestido de todas las garantías legales que fueren necesarias. Es por ello que hacemos un llamado al presidente de la Suprema Corte de Justicia, Magistrado Luís Henry Molina, a revisar y dejar sin efecto el traslado del Magistrado Moisés Ferrer. Con ello se lleva paz, sosiego y seguridad a todo el sistema judicial dominicano.