El poder de las mujeres en la vida política de un país

El poder de las mujeres en la vida política de un país

Por Araceli Aguilar Salgado

“La igualdad de género ha de ser una realidad vivida.» Michelle Bachelet

La discriminación por género fue la razón por la que no se permitía votar a las mujeres, que la voz de las mujeres los partidos políticos y candidatos ignoran se haga sentir a través de su voto contundente demandando también mejores leyes, protocolos de atención de emergencia y justicia para revertir esta condición inhumana en la que vivimos por lo que las glorias se cuentan y se deben seguir recordando, hace 68 años, las mujeres mexicanas lograron el reconocimiento de su derecho ciudadano a votar y ser votadas, a pesar de la oposición que recibió la propuesta, el entonces presidente Adolfo Ruiz Cortines cumplió en 1953 con la demanda que las mujeres iniciaron incluso antes de la Revolución Mexicana.

Elvia Carrillo Puerto, es conocida como la Monja Roja del Mayá fue una feminista, sufragista y política mexicana, inicio la lucha de las mujeres por conseguir el voto, puesto que logró organización del Frente Único Pro Derechos de la Mujer tener cerca de 50,000 miembras, agrupadas en 88 organizaciones en todo el país, se luchaba, principalmente, fue por el reconocimiento oficial de los derechos de la mujer. La lucha sufragista feminista también contemplaba otras luchas y otros intereses que pueden ser divididos en dos: 1) medidas prácticas para el mejoramiento de la vida cotidiana de las mujeres, donde se buscaba el establecimiento de escuelas para los hijos de los y las obreras entre otras cosas; y 2) la demanda de carácter político en donde el tema principal era poder ejercer el voto, sin embargo, también iba encaminado hacia la igualdad social y política de los indígenas y campesinos, así como la oposición al fascismo y la liberación de México de la opresión imperial.

Asimismo, fue la primera mujer electa como diputada en la nación, aunque más tarde tuvo que renunciar debido a la presión ejercida por la población y más allá de la lucha por el reconocimiento de las mujeres como ciudadanas y el papel activo en la política, Elvia Carrillo luchó por el control de la natalidad, la libertad sexual y el divorcio y sus acciones fueron claves para que se pudiera concretar el derecho al voto de la mujer en México.

Este hecho marcó el principio de este logro el derecho al voto de la mujer en México comenzó el 12 de febrero de 1947, con la publicación en el Diario Oficial de la Federación del Decreto de adición al artículo 115 para permitirles la participación como votantes y como candidatas, quedando establecido que: “En las elecciones municipales participarán las mujeres, en igualdad de condición que los varones, con el derecho de votar y ser votadas”, se trata de un avance para cerrar la brecha de género que existe en el país, las mujeres fueron finalmente reconocidas como ciudadanas y sujetos políticos que, hasta ahora, siguen ejerciendo una labor importante dentro de éste ámbito, se concreta en el mandato contenido en el artículo 4° de nuestra Ley Fundamental: la igualdad entre hombres y mujeres”.

A más de un siglo después de que la idea del sufragio femenino en México tomara forma por primera vez en la revista feminista Las violetas del Anáhuac, finalmente contamos con una legislatura paritaria, actualmente, a casi siete décadas de conseguir el derecho al voto, gracias a la incansable lucha y perseverancia de las mexicanas, tenemos el compromiso de concretar en el 2021 la paridad en todo, aún restan grandes desafíos para hacer realidad el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres en condiciones de igualdad y seguridad, un reto especialmente complejo para las mujeres rurales, las indígenas, las afromexicanas, entre otros grupos que, al no considerarse electoralmente significativas siguen siendo ignoradas.

En nuestra democracia, aún no se reflejan los sueños y aspiraciones de muchas mujeres y su camino todavía está lleno de obstáculos para dirigir y representar a otras personas, la reforma constitucional de 2014 garantizó la paridad de género en el registro de las candidaturas, aún persisten prácticas que limitan la participación de las mujeres.

La discriminación es la violencia política contra las mujeres por razones de género, por lo que, en la reforma más reciente, del 13 de abril de 2020, dispuso mecanismos jurídicos y partidarios que sancionan este tipo de violencia y la gran prueba será en este 2020-2021, que se llevará a cabo la elección más grande de la historia de México: más de 21 mil cargos de elección popular estarán en las boletas y la mitad de esas candidaturas tendrán que ser mujeres es indispensable generar las condiciones para que todas las mujeres en sus diversidades estén representadas, con énfasis en que las mujeres indígenas y afromexicanas formen parte de la toma de decisiones que transforman al país, los Organismos Públicos electorales diseñen y apliquen acciones afirmativas que garanticen que estas poblaciones clave puedan acceder a candidaturas en diputaciones y ayuntamientos municipales.

La igualdad de género, para conseguir el cambio es preciso definir y marcar que las mujeres tienen el enorme compromiso de que este cambio es progresivo en la sociedad instalar a las mujeres, cada día más en el poder para empoderar a más mujeres, hoy más que nunca promovemos la participación política y social de las mujeres para eliminar la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres con la finalidad de conformar una democracia paritaria en el país.

Por lo que es obligatorio que los partidos políticos promuevan la participación de las mujeres indígenas y afromexicanas, asegurándoles todas las condiciones para que su inclusión sea libre de todo tipo de violencia política por razón de género y se aplique el principio de paridad, ingredientes indispensables para una verdadera democracia y el reconocimiento constitucional de la violencia política en razón de género, alcanza también a defensoras de derechos humanos y periodistas.

Y, aunque la participación ciudadana ha incrementado, México solamente ha tenido nueve gobernadoras en su historia, dos de ellas fueron interinas.

La primera de ellas, Griselda Álvarez de León, gobernó Colima de 1979 a 1985 bajo las siglas del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Era originaría de Jalisco, entidad de la que también fue senadora, además se desempeñó como escritora, fue integrante de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) por sus siglas en inglés y ocupó la dirección del Museo Nacional de Arte de México.

Beatriz Paredes Rangel, también del PRI, se convirtió en la segunda mandataria estatal del país al gobernar Tlaxcala de 1987 a 1992. Actualmente es senadora y entre otros cargos que ha desempeñado se encuentra el de embajadora en Brasil.

La priista Dulce María Sauri Riancho fue la primera gobernadora de Yucatán. Aunque no fue electa por los ciudadanos ya que fue nombrada por el Congreso estatal, en sustitución de Víctor Manzanilla Schaffer quien buscó un escaño en el Senado.

Rosario Robles Berlanga fue Jefa de Gobierno del entonces Distrito Federal (1999-2000), tras sustituir a Cuauhtémoc Cárdenas quien fue candidato a la presidencia de la República por el PRD. Años después, dejó las filas del Sol Azteca para unirse al PRI. En el sexenio de Enrique Peña Nieto fue titular de las secretarías de Desarrollo Social y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. Durante su gestión ocurrió la «Estafa maestra» que fue el presunto desvío de millones de pesos de esas secretarías a otras instituciones.

Amalia García, fue electa como gobernadora de Zacatecas por las filas del PRD y gobernó el estado del 2004 al 2010. También fue diputada federal y en los últimos tres años del gobierno de Miguel Ángel Mancera, fue la secretaria de Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México.

Ivonne Ortega Pacheco fue la segunda gobernadora de Yucatán (2007-2012). A lo largo de su carrera política dentro del PRI, fue presidenta municipal, diputada local, diputada federal y senadora.

Claudia Pavlovich Arellano es la primera gobernadora de Sonora. Fue electa en 2015 y su gobierno terminará en el 2021. También fue senadora de la República.

Claudia Sheinbaum Pardo es la actual Jefa de Gobierno de la Ciudad de México bajo los colores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Antes, fue jefa delegacional en Tlalpan y Secretaria del Medio Ambiente durante la administración del entonces Jefe de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Martha Erika Alonso fue electa como gobernadora de Puebla en 2018 bajo las siglas del Partido Acción Nacional (PAN). Tras ser impugnado su triunfo por el morenista Luis Miguel Barbosa, Alonso obtuvo la constancia como gobernadora el 10 de octubre de 2018, pero murió días después, el 24 de diciembre, tras desplomarse el helicóptero en el que viajaba junto a su esposo, el senador Rafael Moreno Valle.

Negar que las democracias actuales han promovido mayores niveles de inclusión y pluralismo en sus procesos, cuando aún tenemos deudas irrenunciables, y justamente una es reducir la desigualdad política en un país multicultural, porque sin la representación de los grupos que históricamente han sido excluidos y marginados, es impensable que se pueda lograr la igualdad sustantiva, por lo que se debe de sumar e incorporar a más mujeres que nos represente.

La participación política de las mujeres en igualdad de condiciones debe responder a un acto de justicia, un acto de democracia porque tenemos que estar representadas como humanas, y porque la presencia de las mujeres, al menos en teoría, potencia la posibilidad de generar políticas públicas, leyes y otras acciones para favorecer la vida de las mujeres.

Actualmente nos encontramos en la Era el empoderamiento de la mujer, pero en la realidad aún hay vacíos, hay ausencias que se traducen en una realidad que golpea todos los días, por lo que esto no solo es un deber, sino que es la oportunidad para aprovechar el conocimiento y la experiencia de las mujeres históricamente excluidas e incorporar la riqueza de la que nos hemos perdido y fortalecer la democracia de género, si la mujer no está, la democracia no va, los partidos políticos tienen que postular en paridad y garantizar que las mujeres sean altamente competitivas para que la coyuntura de la paridad les permita acceder a los puestos políticos que les corresponde en paridad, para poder construir todas y todos juntos un país justo, equitativo para toda la población

2021 proceso electoral del próximo 6 de junio se trata de las elecciones más grandes de la historia en México donde estarán en juego 21 mil 368 cargos de elección, se pondrá en balanza el poder real del partido gobernante en México se elegirán a 500 diputados federales, 15 gubernaturas, más de mil diputados locales y mil 926 ayuntamientos, se dio a conocer la primera encuesta para los 300 distritos electorales federales.

La unificación del calendario para votar el mismo día por el relevo en la Cámara de Diputados, gubernaturas y los 27 estados donde se elegirán a las nuevas legislaturas estatales y los 28 que renovarán sus ayuntamientos, regidurías, sindicaturas y juntas municipales no es cosa menor, pues se espera recibir a más de 95 millones de ciudadanos, con una posibilidad real de un amplio porcentaje de participación debido al factor local.

Se trata de un periodo electoral complicado por la pandemia del COVID-19, que exige medidas sanitarias y la estricta vigilancia del INE para evitar el uso partidista de apoyos sociales y de la campaña de vacunación,

México va hacia las elecciones más complejas y grandes de la historia de la democracia mexicana las mujeres adultas mayores y con edades de los 25 a los 29 años definirán los resultados del proceso electoral del 2021, el más grande de la historia

Otro punto es que nunca se habían elegido a tantos funcionarios públicos como ocurrirá en el 2021 sino que también las mujeres no solo serán más visibles en las boletas gracias a la paridad en todo que por primera vez será una realidad, sino que también serán las que más presencia tengan en las urnas para definir la renovación en los cargos de elección popular.

“La igualdad de las mujeres debe ser un componente central en cualquier intento para resolver los problemas sociales, económicos y políticos» Kofi Annan

Araceli Aguilar Salgado Periodista, Abogada, Ingeniera, Escritora, Analista y comentarista mexicana, del Estado de Guerrero, México.