La Historia de un Tango que no Pasa de Moda

La Historia de un Tango que no Pasa de Moda

Hoy en nuestra sección de espectáculos les contamos la historia de un compositor y un tango, cuya lîrica, sin importar el tiempo que ha transcurrido desde que autor lo escribió, hace 86 años exactamente, aûn refleja el comportamiento malicioso de algunos sectores de una sociedad que se niega a cambiar de conducta.

Omar García, recién incorporado a nuestro staff de escritores nos comenta los detalles de esta breve historia.

El 23 de diciembre de 1951, fallece en Buenos Aires, Enrique Santos Discépolo, conocido entre sus amigos como «Discepulin».

Discépolo, fue un actor de teatro y un gran compositor, sus letras para tangos estaban todas con un intenso contenido dramático.

Compuso varios tangos de los cuales fueron llamados «Tangos Fundamentales» o «Tangos de Oro», entre los que destacan «Yira, yira» (1929), «Uno» (1944) y el más universal de todos: «Cambalache» (1934).

Cambalache» es una denuncia de los males de la sociedad, aplicaba a cualquier país y en cualquier época, aquí en Venezuela sería la descripción perfecta en 3 minutos que es el tiempo de este maravilloso tango.

les dejo una de las tantas versiones de este estupendo tango, cantado por el uruguayo Julio Sosa, considerado uno de los mejores cantantes de este género, el video fue grabado en el año 1955, como ven, sigue vigente aún.

Por cierto, nuestro gran tenor Alfredo Sadel (+) interpretó este tango en México en el año 1956, acompañado por el gran maestro Aldemaro Romero.

Mientras tanto aquí en Venezuela: «Que a nadie importa si naciste honrao’ » = Realidad.