Encuestas muy evidentes y anticipadas antes de salir los datos, ¡pierden la virginidad!

07 Sep 2019 Por José Núñez
2269 veces

“Del Presente al Futuro”

 

Puede ser por la percepción, por los datos masivos y frecuentes además de una buena cantidad de firmas encuestadoras coincidiendo en los resultados, que se cree el ambiente de que el ganador en una o varias encuestas pueda ser una persona determinada.

También la publicidad juega un papel determinante cuando existe una coyuntura política de muy corto plazo y es para un proyecto presidencial, es decir, nacional, tal cual pasa ahora entre los competidores peledeístas con las aspiraciones sorpresivas de Gonzalo Castillo, especialmente para los seis que se hacen llamar danilistas, no para el líder de la corriente, el Presidente Danilo Medina.

No olvidemos que el licenciado Medina les dijo en esa reunión en el Palacio Nacional, de los mencionados 6, «que si aparecía otro precandidato del grupo, también iba a ser medido», ahí se dio el zarpazo a los que tenían entre los doce (12) y dieciocho (18) meses en las calles con su proselitismo «pelando chinas para que otro chupara».

En esta circunstancia, si un aspirante a un cargo electivo valiéndose de sus recursos económicos o de sus relaciones personales, apabulla con la publicidad, la propaganda y los aderezos directos para los simpatizantes de los opositores internos o externos, básicamente en una coyuntura de corto plazo para un proyecto político nacional, es prácticamente imposible que no se generalice la idea en la población, en el país, de que el ejecutante y beneficiario de tal acción, es «el macho de la matica».

Aunque ciertamente, si existe una evidente y muy notoria campaña publicitaria tan desigual, desbalanceada con un precandidato frente a los demás de su mismo grupo, no hay forma humana de que los demás compañeros de corriente no se sientan arrinconados, excluidos y muchas veces o casi siempre, traicionados por muchos de sus compañeros, especialmente de quién o quiénes estén en ese momento dirigiendo la corriente.

Siguiendo en el mismo orden de ideas del párrafo anterior, si se delata que es el líder de la corriente que dirige por detrás las acciones a favor de un determinado precandidato, en este caso por ejemplo, para Gonzalo Castillo, las frustraciones son más intensas para los que se sienten burlados.

Y si ese o esos que se creen afectados negativamente entiende que iban a ser las opciones en una circunstancia de equilibrio, entonces las cosas se complican un poco más, y como político al fin, esos que se piensan burlados, en el momento adecuado responderán dentro de sus capacidades con la acción física de la reacción, ahora bien, esas respuestas oportunas políticamente hablando, que podrían ser ahora o en el mediano y largo plazo, pero esas van.

Entonces, para la población, las encuestas que se delatan y que ya se sabe quién la ganaría y hasta diciendo que serán con mucha diferencia, al ser publicadas formalmente, dando los datos fundamentales de las mismas, bien estructuradas, con sus fichas técnicas correctas, la información ya no es noticia, sino que sólo sirve para formalizar lo acordado, como pasará próximamente entre los danilistas.

Por lo tanto, algunos de los derrotados saldrán con las siguientes palabras; «me derrotó el Estado», «fui traicionado por mí mismo grupo», «así quien no, si el que manda en la corriente dijo a mí espalda que votaran por ese», «me ganó atento a papeletas», «me compraron la gente», mientras que los más sumisos dirán, «el Presidente se hizo de la vista gorda ante tantas injusticias», y todo eso les dará más cuerdas a varios de los derrotados y a los renunciantes forzosamente.

Porque como una desgracia de la vida política; siempre, siempre, quien gana en esa circunstancia le escasean los méritos y el prestigio político de la organización, son triunfadores de acechón, ya que se le haría imposible salir a competir en una coyuntura tranquila, con espacio y tiempo para los debates, no aguantarían las embestidas, ni podrían usar las ventajas competitivas que se utilizaron desde un cargo con segundo propósito; proyectarse.

En definitiva, es por todo lo expuesto, que frente a este bombardeo publicitario y otros aderezos frente a los competidores internos del grupo, los resultados de las encuestas que saldrán la próxima semana (el domingo o el lunes) entre los precandidatos del danilismo, no serán noticias novedosas; ¡perdieron la virginidad!, el favorecido será Gonzalo Castillo.

Valora este artículo
(3 votos)

 

 

Noticias recientes