Cuando se pierde la perspectiva…

25 Abr 2019 Por Francisco Cruz
3279 veces

Se observa claro que en el PLD una de sus alas -corriente o grupo- está perdiendo la perspectiva política-electoral y prácticamente no logra visualizar que centrar la lucha interna o puja por la candidatura presidencial -2020- no debería ser leitmotiv -obviando; y a veces hasta usando propaganda y argumentos de adversarios políticos-mediáticos, abiertos o solapados, haciendo, consciente o no, juego y coro –en aras de capitalizar pírricos beneficios políticos-perceptivos coyunturales- a una oposición variopinta que solo se sustenta de su periferia intelectual-periodística, pues no articula nada y no sabe construir “mayoría electoral”, amén de lo insulso de su “posible” candidato.

Y son varias las señales de ese descarrilamiento político-estratégico: 1) se acusó al gobierno -en rueda de prensa- de una supuesta “campaña…” que luego un ex Presidente la asumió –públicamente- como una indagatoria suya (auto-adjudicación), 2) los simpatizantes de ese grupo, reproducen, sin rubor ni disimulo, toda suerte de propaganda gráfica-periodística y de redes sociales que los interactivos de la oposición circulan y cuelgan en contra del gobierno, 3) los pronunciamientos, desproporcionados, sobre el advenimiento de una “dictadura” -¡por favor!- son diseminados y publicitados por simpatizantes y miembros-voceros de esa ala o corriente; y 4) los mensajes subliminales –venidos de esos simpatizantes- están a la orden del día en las redes sociales. Y nos preguntamos: ¿será que están creyendo que esos adversarios políticos-electorales –en mayoría, ¡oposicionistas!-, una vez se defina el nudo gordiano interno, estarán con el PLD y sus candidatos? O acaso, para ser más gráfico, ¿estarán pensando en cómo, luego, vender el “camello” –vale decir el partido y el gobierno-?

No se necesita ser un experto en ciencias políticas, manejo de correlación de fuerzas internas o articulación de campaña periodística-mediática -a los fines de crear “percepción pública” condicionada sobre un determinado tema (a través de conspicuos “hacedores de opinión pública” y libretos-libelos)-, para darnos cuenta de cómo se pierde la perspectiva política-electoral y se pone en riesgo lo fáctico-estratégico: el poder, los necesarios consensos internos y las reformas pendientes…

¿O es que acaso, se están creyendo que coincidencias coyunturales, pronunciamientos oposicionistas –disfrazados de presagios de mal agüeros- y uso de artillerías mediáticas –y de redes sociales- contrarias, darán ganancia electoral o eximición de persecución política, en la hipótesis de una derrota mayo-2020? Esa falsa creencia, más que ingenuidad política-estratégica, es creerse infalible.

Finalmente, esa ala, corriente o grupo dentro del PLD debe saber, o mejor entender, que, en política, como en otras actividades, muchas veces no hay tasa de retorno (por malos cálculos, obnubilación o fanatismo) o, como dice el refrán, por obviar que la mejor cuña “es la del mismo palo”. ¡Piénsenlo!

Francisco S. Cruz

Valora este artículo
(0 votos)