“Del Presente al Futuro”: No es justo ni beneficioso cobrarle impuesto al sueldo 14

30 Nov 2018 José Núñez 
2586 veces

 

Hay que comenzar diciendo sobre el sueldo catorce (14), que en algunos o en muy pocos lugares se da en diciembre por motivo de las fiestas navideñas y para esperar el año nuevo. No es una obligación de las empresas, instituciones o negocios dárselo a sus empleados.

El sueldo catorce es totalmente opuesto al sueldo número trece (13), ya que éste es una obligación contractual, por ley, y el mismo se entrega a los empleados en relación a la proporción del año que se labora, además está libre de impuestos.

En el caso del Estado, se paga la regalía o sueldo 13 cuando se labora por un mínimo de cuatro meses, y en el sector privado, ésta se obtiene independientemente de los días y hasta de las horas trabajadas.

Aunque con el sueldo catorce, que como se dijo anteriormente, es una modalidad no generalizada en las empresas o instituciones, es una disposición muy particular y no es antigua, por eso es razonable que se debería buscar la forma o el mecanismo para legalizarlo, y que quienes decidan darlo, que la ley los exonere de ponerles carga impositiva cobrándoles el impuesto sobre la renta.

Vale más la sal que el chivo en un método impositivo que lo que provoca es hacer más regresivo el cobro de los impuestos, es decir, que pagan más impuesto sobre la renta quienes menos dinero ganan.

Y en el caso que nos ocupa, este descuento es brutal, porque en muchas ocasiones, al recibir un sueldo extra número 14, puede éste llegar al monto que califica para los impuestos, y en estos casos, siempre el descuento es alto proporcionalmente hablando.

Por eso nuestra tesis de que no es justo penalizar estos ingresos, porque lo que realmente hacen es aliviar un poco las cargas de las deudas en unos salarios que todos conocemos que están por debajo de los ingresos que recomiendan las autoridades monetarias del país para hacerle frente a las necesidades básicas mínimas de las familias.

Mucho menos es beneficioso aplicar esta espada de Damocles contra algunos empleados que llegan  al umbral de ser penalizado por un incentivo (el sueldo 14), que es una exclusividad o excepción en nuestro mercado laboral, de ahí que no es favorable esta penalidad al trabajador, toda vez que lo que viene es a arrancar de los bolsillos de los trabajadores formales, cosas que son elementales y necesarias en el diario vivir de cada hogar.

En este contexto, tampoco es beneficioso hacerle estos descuentos a los trabajadores o empleados, por la tradición o cultura de fin de año, donde todos tenemos bien claro que los gastos de comportan con un crecimiento geométrico y cuidado.

¿O es qué es una falacia el argumento tan manoseado cuando dicen todos, «la parte principal de una empresa es el recurso humano»?

Otro argumento valedero o lógico, es que cuando a usted le entregan su regalía tradicional o mejor dicho sueldo trece, no le ponen el potencial o real ingreso del sueldo 14 (a los empleados que dé ante manos ya se estipula como un hecho) entre el total de los recursos que usted percibe o va a percibir durante el año, con lo cual esta oxigenante entrada, de seguro que sería un poquito más elevada y por supuesto, mejor recibida.

Entonces, ya sea mediante una ley del Congreso Nacional, un decreto  de la Presidencia de la República, una resolución  de Impuesto Internos -DGII-, una comunicación del Secretario de Estado de la Presidencia o una orden departamental de la Contraloría General, según proceda, pero ojalá que sea ahora, ya, que se exonere de las cargas fiscales por cualquiera de las vías citadas al trabajador dominicano cuando recibe esos pingues beneficios de fin de año a través de los sueldos extras (14 y 15).

Los que reciben ese sueldo 14 y hasta un número 15, son tan bien y dignamente ganados, que de exonerarles los impuestos, al ejecutarse la acción, se convertiría en una medida justa.

 

Así se comienza a hacer Patria, y lástima que no sean beneficiados con un sueldo 14…, cada uno de los trabajadores del planeta, muy particularmente, los dominicanos.

Valora este artículo
(3 votos)

 

 

Noticias recientes