La educación es la clave principal para prevenir la pobreza.

24 Jul 2018 Por Roberto Veras.
1647 veces

Santo Domingo Este.- En estos días, parece que a medida que los ricos se vuelven más ricos, los pobres se vuelven cada vez más pobres. Las naciones del tercer mundo son las más afectadas por la pobreza, una condición caracterizada por la privación severa de las necesidades básicas, que incluyen alimentos, agua potable, instalaciones de saneamiento, salud, vivienda y educación.
Aunque el mundo produce suficientes alimentos para alimentar a todos los habitantes, las personas empobrecidas en el mundo en desarrollo no pueden pagarlo y algunos ni siquiera tienen acceso a él.
La gente está pasando hambre, y la pobreza es la principal causa de esta hambre. Cada vez es más evidente que la clave para ayudar a prevenir la pobreza es la educación, en todos los sectores del mundo.
Es bien sabido que ningún país puede tener éxito si sus ciudadanos no son educados. Si bien la educación puede ayudar a prevenir la pobreza, también es una clave para crear riqueza.
Los niños empobrecidos generalmente son menos saludables, sus habilidades lingüísticas están menos desarrolladas y, por lo general, social, emocional y físicamente están en desventajas con lo que están mejor alimentados.
Las escuelas que existen generalmente requieren tarifas que están por encima de los ingresos promedio de la familia.
Sin la financiación y los recursos necesarios, los niños seguirán creciendo y se convertirán en otra estadística de la pobreza.
Por otro lado, los niños que sí reciben educación pueden obtener trabajos mejor remunerados, tener mejor acceso a la nutrición, estar en mejores condiciones para prevenir enfermedades y combatir el abuso, y a su vez, es más probable que eduquen a sus propios hijos.
La pobreza es un problema que debemos enfrentar todos los días, donde quiera que vivamos. Cuando la mayoría de nosotros pensamos en la gente pobre, imaginamos a ese niño pequeño que vive en condiciones de vida imposibles en una provincia en el sur del país, llorando.
Cada vez más deben surgir grupos comunitarios para ayudar a prevenir la pobreza en todo el mundo. Debemos tomar medidas para resolver los problemas del hambre educando a los afectados sobre cómo cultivar sus propios alimentos, desinfectar los utensilios para prevenir enfermedades e incluso identificar oportunidades de empleo para ayudar a los padres a proporcionar mejor condiciones de vida para alimentar a sus hijos.

 

 

Valora este artículo
(0 votos)