Nuestros peloteros de la MLB

24 May 2018 Por José Núñez
2115 veces

El tema de nuestros peloteros de la Major League Baseball –MLB-, o del Béisbol de las Grandes Ligas, lo traigo a colación por los dos lamentables incidentes que han sucedido en estos días pasados, el primero, con uno de los mejores jugadores del negocio, con el biliguer dominicano, el antesalista Robinson Canó y el último, que fue un rumor ayer y hoy está confirmado, el del receptor Wellington Castillo.

Aunque en este artículo nos vamos a concentrar en el caso de Canó por su dimensión como súper estrella, sin que estos comentarios excluyan a ninguno de nuestros peloteros de las Grandes Ligas, especialmente a los que caen en esta lamentable situación del uso de esteroides, y a los otros, a los que no rompen las reglas, que se cuiden, que le sirva de advertencia.

No estamos hablando de un jugador cualquiera, nos referimos al que está o estaba considerado entre los tres primeros y cuidado sino el primer segundo base más completo de toda la historia del Béisbol.

Señores, eso no es nada fácil, poseer las cinco herramientas como jugador de béisbol, como es el caso del dominicano Robinson Canó, es decir; ser un buen bateador; de promedio, tener poder, corre muy bien, excelente defensa y un brazo potente.

Entonces el tema lo trato por la suspensión de 80 juegos del astro dominicano, relacionada con el uso prohibido y duramente penalizado de esteroides, en este caso, de una sustancia llamada Furosemide o Furosemida.

La mencionada sustancia es un diurético (esto provoca al ser ingerido, eliminación de agua y electrolitos del organismo, a través de la orina y la expulsión de la materia fecal), a la cual dio positivo, es decir, lamentablemente Canó violó el Reglamento Antidopaje de las Grandes Ligas.

De esto me informé y gran parte del país supongo, primero, por un tuit que publicó el peculiar comunicador deportivo Franklin Mirabal, el día martes 15 del presente mes de mayo, aunque obviamente, esta noticia se diseminó en segundos por innumerables medios de comunicación, especialmente en los periódicos digitales y en las redes sociales.

Luego, esta noticia sobre el jugador criollo fue también portada de los medios impresos nacionales e internacionales.

Esta información se convirtió en viral y en algo muy doloroso para la fanaticada dominicana, especialmente la del béisbol, fue algo trágico, realmente nos llenó de tristeza, fue un día de luto para el deporte nacional.

El astro dominicano de pura cepa, oriundo de San Pedro de Macorís, Robinson José Canó Mercedes, es un jugador del mejor béisbol del mundo, proyectado para sobrepasar los tres mil (3000) hits, conectar más de setecientos (700) dobles y dar más de cuatrocientos (400) jonrones.

También tiene en su Abel, ocho (8) invitaciones a los juegos de estrellas, dos (2) guantes de oro, cinco (5) bates de plata, entre otras hazañas, eh ahí la clase de jugador de esta singular súper estrella con un visado para Cooperstown.

Y en el caso de Canó es más impactante, ya que él fue hasta esta infausta noticia un ejemplo de buen comportamiento dentro y fuera del terreno, tanto en su país como en USA, un tipo gente, no importa que uno lo haya tratado o no, además, un hombre con madera de patriota, nunca ha escatimado esfuerzos para defender la bandera nacional.

A este joven caballero, que desde ya es seguro que cuenta con la dispensa del pueblo dominicano, se le puede aplicar el mensaje bíblico que reza así, «el que esté libre de pecado que lance la primera piedra», y no es que no tenga otros pecados, él es humano, y erró, pero también por su comportamiento se merece el chance, y la solidaridad de la fanática nacional.

Su excusa a través de una solicitud de disculpa es aceptada, al buen hijo, ciudadano de buen comportamiento y un caballero dentro y fuera del terreno de juego, por un desliz no se le debe crucificar hasta el más allá, la oportunidad es una vía expresa, adelante...

En este contexto, es bueno aprovechar y decirles a los peloteros dominicanos, a nuestras estrellas del Béisbol de las Grandes Ligas (MLB), que su aprecio, especialmente de la fanática de este apasionado deporte, es inconmensurable, la admiración no tiene límites y el respeto está presente, por lo tanto, que actúen apegados a ese cariño.

Es que sus errores o fallas afectan la alegría de muchas personas, de sus fieles seguidores y hasta de los que no siguen este pasa tiempo, por cierto, el número uno entre los deportes del país.

Inclusive, nuestras estrellas del Béisbol de las Grandes Ligas no se deben a ellos mismos, por las dimensiones de sus figuras eso es así, por lo tanto, jóvenes que ponen bien en alto nuestra bandera tricolor en playas extranjeras, embajadores honoríficos, mantengan la impronta en nombre de su país.

Por último, Robinson Canó, la luz siempre pesa más que la sombra, sigue adelante, errar es de humano y eso se supera, tú comportamiento y la crianza que te dieron tus padres, harán que ilumine nuevamente tú estrella.

 

 

 

Valora este artículo
(2 votos)

 

 

Noticias recientes