El relevo político: pero, ¿por quiénes?

08 Feb 2018 Por Francisco Cruz
324 veces
Desde hace algún tiempo se viene hablando del necesario relevo en los liderazgos de los partidos, pero, equivocadamente, se asocia el fenómeno-anomia con el binomio-concepto edad-género y no debería ser ese precisamente el criterio determinante, si no otros, pues no olvidemos “que los liderazgos no se decretan” ni mucho menos se heredan biológicamente, a menos que la dialéctica, los méritos y la trayectoria partidaria sean sustituidos -como a veces ocurre- por el dedo, la herencia o, la impostura en “procesos” despojados de todo viso democrático.
Y la observación no es nueva, ya vimos, en los años 80-90, cómo Felipe González -expresidente de España-, si mal no recuerdo, se quejaba de que siempre veía las mismas caras en los liderazgos nacionales. Lógicamente, con la desaparición de los grandes líderes: Juan Bosch, Joaquín Balaguer y José Francisco Peña Gómez, de golpe y porrazo, el país vivió un relevo, cuasi forzoso, donde el PLD -por la escuela de cuadros que fue (gracias al referente político-doctrinario Bosch)- hizo la mejor transición y supo colocarse en la cresta de ese momento -político-coyuntural- que devino luego en sociopolítico-electoral en las figuras-liderazgos de Leonel Fernández, Danilo Medina; y, en menor medida -y por otra vía-, de Hipólito Mejía. Sin embargo, ese relevo -de los grandes liderazgos nacionales- sólo operó a ese nivel, pues con ello se instaló, también, una claque política-jerárquica que apeló –para su permanencia y hegemonía- a la peor herencia política-cultural del caudillismo (histórico-estructural): el conservadurismo. De suerte y resumen, que Joaquín Balaguer devino en “!Padre de la Democracia!” y “escuela política” exitosa por excelencia.
De modo y por ese proceso –accidentado-atrofiado-, hay que saber distinguir bien, en los partidos, quiénes, real y efectivamente, encarnan un verdadero liderazgo en ciernes; desligado del dedo, el dinero, los privilegios o, la herencia de los caudillos jerárquicos que han suplantando la institucionalidad orgánica-democrática de esos “aparatos” reducidos, hoy, a maquinarias electorales, franquicias-entelequias, bisagras o mesas replegables.
Por ello, el primer eslabón para propiciar un relevo, sano y dialéctico, del liderazgo político nacional es aprobando una legislación nacional -Ley de Partidos y de Garantía Electoral (¿será posible?)- centrada en la institucionalidad democrática de los partidos, procesos eleccionarios internos –y a cargos de elección popular- obligatorios y supervisados por la JCE y regulación de las campañas políticas-electorales (finanzas, publicidad y cedazo-pesquisa a aspirantes-candidatos).
De lo contrario, los ungidos por los dioses y aquel “pacto táctico” -mezcla de “…poderosos…”- del que habló Max Weber (1864-1920), se impondrán y se repetirá la historia circular…
Francisco S. Cruz
 
Valora este artículo
(0 votos)