El dominicano Bartolo Colon ganó su juego 246 de su carrera y se convirtió en el lanzador latino con más triunfos en Grandes Ligas.

El Big Sexy dejó atrás al nicaragüense Dennis Martínez (245), con su victoria de este martes ante los Seattle Mariners y aunque su nombre aparecerá en cualquier listado de los mejores pitchers latinos de todos los tiempos, no necesariamente estará en el número uno, más allá de su cifra de triunfos.

A su favor, además de sus 246 éxitos, hay que aplaudirle su durabilidad.

Hay que tener el corazón en medio del pecho para mantenerse 21 temporadas al más alto nivel, con todo el sacrificio que ello implica.

Bartolo ha sabido reinventarse, cuando dejó de ser aquel veloz serpentinero de sus primeros años con los Cleveland Indians y supo hacer la transición a un lanzador de más recursos, apelando a la maña y la experiencia para seguir sacando outs.

Pero su efectividad superior a las cuatro carreras limpias por cada nueve innings conspira en su contra a la hora de considerarlo el mejor latino de todos los tiempos.

Y sobre todo, en su contra está la mancha del uso de sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento, que le valió una suspensión por 50 juegos en el 2012, cuando formaba parte de los Oakland Athletics.

De todos modos, su nombre está en el escalafón de los diez mejores pitchers latinos de todos los tiempos, que dejamos a consideración de los lectores.

10.- Félix Hernández (Venezuela)

El Rey Félix ha entrado demasiado temprano en su declive, cuando parecía destinado a Cooperstown.

Comenzó muy joven, a los 19 años, y por eso nos sorprende cuando vemos que apenas tiene 32 recién cumplidos.

Y mientras otros más viejos que él como el mismo Bartolo, Justin Verlander(35), Jon Lester (34) siguen estando en la élite, lastimosamente Hernández ya no es ni la sombra de aquel que en algún momento era por derecho propio el Rey Félix.

De todos modos, 168 victorias con 124 reveses, efectividad de 3.30 y casi 2,500 ponches, con un premio Cy Young (2010), lo ponen sin discusión entre los diez mejores lanzadores latinos de la historia.

El 15 de agosto del 2012, ante los Tampa Bay Rays, lanzó el vigesimotercer juego perfecto en la historia de las Mayores y el último que se haya conseguido hasta entonces.

Ha estado en seis Juegos de Estrellas, pero hasta ahora, nunca ha sido probado bajo el fuego que representa jugar en postemporada.

9.- Fernando Valenzuela (México)

El zurdo mexicano de Los Angeles Dodgers ganó 173 juegos y perdió 153, con una efectividad de 3.54.

Novato del Año, premio Cy Young y campeón de la Serie Mundial en 1981, desató una furia que se extendió más allá de los confines de Chavez Ravine y llego a cada rincón del planeta béisbol.

La Fernandomanía es uno de los fenómenos más curiosos en la historia de las Mayores.

Aunque Valenzuela se mantuvo por 17 campañas en las Mayores, su esplendor fue durante su estancia con los Dodgers, hasta 1990.

En ese lapso consiguió 141 de sus 173 victorias, mientras que en los siguientes seis años tuvo récord de 32-37, perdiéndose 1992 por lesiones.

Estuvo en seis Juegos de las Estrellas, ganó un Guante de Oro y dos Bates de Plata.

8.- Adolfo Luque (Cuba)

El Orgullo de La Habana fue la primera estrella latina genuina que hubo en las Grandes Ligas.

Fue en 1919 con los Cincinnati Reds el primer pelotero latino en una Serie Mundial, aquella marcada por el escándalo de los ocho peloteros de los Chicago White Sox vendidos a los apostadores.

Ganaría otro anillo en 1933, a los 42 años edad, pero con los Gigantes de Nueva York.

En 1923 encabezó el viejo circuito en triunfos (27) y efectividad (1.93).

En 20 temporadas en las Mayores, 12 de ellas con los Rojos, dejó balance de 194-179 y efectividad de 3.24.

Nunca estuvo en Juegos de Estrellas, porque no existían en su época de mayor esplendor y comenzaron en 1933, dos años antes de su retiro.

7.- Mike Cuéllar (Cuba)

El zurdo cubano fue el primer latino que ganó un premio Cy Young.

Lo hizo en la Liga Americana con los Orioles de Baltimore en 1969, en la primera de tres temporadas seguidas con más de 20 victorias.

Además de 1969, 1970 y 1971, volvió a superar la veintena de triunfos en 1974, ya con 37 años en las costillas.

En 15 temporadas, 14 de ellas en Baltimore, dejó marca de 185-130 y efectividad de 3.14.

Estuvo en cuatro Juegos de Estrellas y fue una de las piezas principales en los Orioles campeones de la Serie Mundial de 1970.

6.- Dennis Martínez (Nicaragua)

El Presidente fue un ejemplo de consistencia y estabilidad, lo que le permitió acumular 245 victorias en 23 temporadas, aunque nunca logró más de 16 éxitos en un año.

El 28 de julio de 1991, ante los Dodgers, registró el primer juego perfecto para un pitcher latino en Grandes Ligas.

Participó en cuatro Juegos de Estrellas y completó 122 partidos de 562 que inició. Le faltó un solo out para trabajar cuatro mil episodios. Su récord final fue de 245-193 y 3.70 de efectividad.

5.- Bartolo Colon (República Dominicana)

En el medio de la tabla iría Bartolo, quien ha pasado por 11 equipos en su larguísima carrera.

Ganó el Cy Young de la Americana en el 2005, cuando lanzaba para los Angelinos.

Nunca ganó un anillo de campeón de Series Mundiales y su única participación en esos clásicos fue en el 2015, con los Mets ante los Kansas City Royals, en tanto ha estado presente en cuatro Juegos de Estrellas.

Tiene balance de 246-186 y efectividad de 4.09, la más alta entre los diez lanzadores que conforman esta lista.

4.- Luis Tiant (Cuba)

Muchos no se explican cómo Luis Tiant no está en el Salón de la Fama de Cooperstown.

Aunque estuvo en seis equipos a lo largo de su carrera de 19 temporadas, su nombre está asociado indisolublemente a los Medias Rojas.

Terminó con récord de 229-172 y efectividad de 3.30, con cuatro campañas con más de 20 victorias y dos temporadas como líder en promedio de carreras limpias, en 1968, con los Cleveland Indians, y 1972, con Boston.

Sus 229 victorias son más que las conseguidas por 30 de los 76 pitchers que aparecen exaltados en el Templo de los Inmortales y su efectividad es mejor que 18 de ellos.

El Tiante estuvo en tres Juegos de Estrellas y en la Serie Mundial de 1975, logró dos de los tres triunfos de Boston sobre los Rojos, que terminaron llevándose la corona en siete partidos.

3.- Pedro Martínez (República Dominicana)

Pocos lanzadores en la historia han sido tan dominantes como lo fue Pedro en el lapso entre 1997 y el 2004.

En esos ocho años, uno con los Expos de Montreal y siete con los Medias Rojas, dejó balance de 134-45, con tres premios Cy Young.

Su presencia fue clave para que Boston rompiera la Maldición del Bambino, que le impidió ganar por 86 años la Serie Mundial.

Cinco veces fue líder en efectividad, estuvo en ocho Juegos de las Estrellas.

En 1999 ganó la Triple Corona del pitcheo en la Americana, como primero en triunfos (23), promedio de limpias (2.07) y ponches (313). En el 2015 se convirtió en el segundo dominicano en ser exaltado al Salón de la Fama, al obtener 500 de los 549 votos de la BBWAA.

Terminó en total con récord de 219-100 y efectividad de 2.93, en una época de ofensiva inflada por la era de los esteroides.

Sus 3,154 abanicados lo ubican en el decimotercer escalón de los ponchadores en toda la historia y el único latino con más de 3,000.

2.- Juan Marichal (República Dominicana)

El primer dominicano exaltado al Salón de la Fama de Cooperstown (1983) ganó 243 juegos a lo largo de su carrera de 16 campañas en las Mayores, 14 de ellas con los San Francisco Giants.

Seis veces superó las 20 victorias, cuatro de ellas de forma consecutiva entre 1963 y 1966, mientras que repitió la hazaña en 1968 y 1969.

En 1963 (25) y 1968 (26) fue el líder en ganados, mientras que en 1969 encabezó la liga en efectividad (2.10).

1.- Mariano Rivera (Panamá)

Un relevista y no un abridor es el mejor pitcher latino que haya pasado por las Grandes Ligas y si el panameño Mariano Rivera no está en Cooperstown es por una cuestión de tiempo.

 

Estará en el 2019 en su primer año de elegibilidad y podría ser el primero que entre al Salón de la Fama con el voto unánime de los miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA).

En su especialidad de apagafuegos fue simplemente el mejor. No entre los latinos, sino entre todos. El mejor. Punto.

A sus 652 rescates sumó 82 victorias con 62 derrotas y efectividad de 2.21 en 19 campañas, todas con los Yankees, además de participar en 13 Juegos de Estrellas.

Pero donde la figura del panameño alcanzaba dimensiones supremas era en las postemporadas: ocho triunfos con una sola derrota, efectividad de 0.70 y 42 juegos salvados.

Ganó cinco anillos de campeón y fue el Más Valioso en la Serie Mundial de 1999.

FUENTE: ESPN