Gigantesco Escándalo de Corrupción Amenaza al Gobierno Dominicano

01 Dic 2018 LOULTIMODIGITAL
2261 veces
Raúl Gorrín Belisario y Gabriel Arturo Jiménez Aray, supuestos testaferros chavistas que hoy son blancos de una cacería incesante por parte de las autoridades norteamericanas. Raúl Gorrín Belisario y Gabriel Arturo Jiménez Aray, supuestos testaferros chavistas que hoy son blancos de una cacería incesante por parte de las autoridades norteamericanas.

Gigantesco Escándalo de Corrupción Amenaza al Gobierno Dominicano

 

En Estados Unidos las autoridades dudan que sus colegas dominicanos desconocieran las actividades de dos testaferros del expresidente Hugo Chávez, que lavaron mas de mil millones de dólares robados a PDVSA y usaron para ello un banco fundado en Santo Domingo.

El venezolano y expropietario del Banco Peravia en República Dominicana, Gabriel Arturo Jiménez Aray, fue sentenciado a tres años de cárcel por su vinculación en un caso multimillonario de lavado de dinero y sobornos, informó la Fiscalía de Estados Unidos.
Asimismo se conoció que Jiménez Aray y sus socios, aparentemente contaban con vinculaciones de alto perfil en el gobierno dominicano, que les permitieron legalizar el dinero mal habido, incluso, inmensas cantidades de dólares provenientes del narcotráfico.

Jiménez, residente en Chicago (Illinois), se había declarado culpable el pasado 20 de marzo de 2018 de un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero tras un acuerdo judicial, en el que se comprometió a dar información a la fiscalía y ser testigo contra otros chavistas que huyeron de los Estados Unidos tan pronto como comenzó la investigación por el desfalco y el lavado de dinero, entre estos el expresidente de petróleos de Venezuela y ministro plenipontenciario de Chávez, el ingeniero Rafael Ramírez.

El confidente le dijo además a la fiscalía en Nueva York, que el organizador de toda la trama de corrupción, es un sujeto identificado como Raúl Gorrín Belisario, quien de la noche a la mañana se convirtió en magnate de la comunicación en Venezuela, al extremo de adquirir dos diarios y un canal de televisión, que era usado como contrapeso para las andanzas delincuenciales del desaparecido presidente Hugo Chávez y su pandilla de ministros.

El sentenciado, Jiménez Aray, admitió que adquirió el Banco Peravia con el que ayudó a lavar dinero de sobornos y fondos, como parte de un plan en conjunto, entre otros, con Gorrín.

Gorrín, de 50 años y al que la justicia estadounidense considera prófugo, enfrenta nueve cargos de lavado de dinero, uno de conspiración para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) y otro de conspiración para cometer lavado de dinero. "Jiménez y sus co-conspiradores tomaron la decisión de utilizar el Banco Peravia para pagar sobornos a funcionarios del Régimen venezolano a cambio de contratos" y así llevar a cabo planes con base en cambios de moneda y lavado el dinero, informó la Fiscalía en un comunicado.

Jiménez admitió que facilitó "transacciones ilegales y pagos de sobornos a funcionarios extranjeros", entre otros, a través de tarjetas de crédito emitidas por bancos, desembolsos de efectivo, transferencias bancarias y otras transacciones financieras, agregó la Fiscalía.

Aray, aun no ha mencionado a sus socios en Republica Dominicana, pero las autoridades norteamericanas esperan que en el curso de la investigación, sea obligado a revelar los nombres de quienes le permitieron usar el territorio dominicano para sus propósitos.

 

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

Noticias recientes