Horrible Tortura Contra un Pueblo

07 Jun 2018 Enrique Garcia
1637 veces

El colapso de Venezuela no solo implica la muerte de niños y ancianos víctimas del hambre y la escasez de medicinas, ahora se sumó el desastre del transporte.

Las autoridades en Maracaibo, la segunda ciudad del país, están usando los vehículos del ejército para transportar a los marabinos a sus lugares de trabajo.

El Zulia además es blanco de las peores torturas ideadas por el actual gobierno, que decidió limitar a solo doce horas diarias el suministro eléctrico y restringir la distribución del agua cada 72 horas.

Solo las clínicas propiedad de funcionarios del estado y del servicio de salud, cuentan con electricidad las 24 horas, pero los hospitales públicos quedaron eliminados de esa posibilidad.

La critica situación afecta de tal manera al comercio, que mas de mil quinientos establecimientos en los centros comerciales han cerrado sus puertas por la falta de efectivo y la carencia de servicio eléctrico.

Los zulianos se enfrentan a su peor crisis en toda la historia, sin luz, sin agua, sin alimentos ni medicinas y ahora sin transporte.

Hay que hacer notar que el servicio de transporte se paralizó, debido a la falta de repuestos, la escasez de gasolina y de aceite de motor.

Mientras tanto, el Presidente Nicolás Maduro confiesa que no sabe que esta pasando con Petróleos de Venezuela y en cadena por la televisión nacional pidió a los trabajadores de la industria que reactiven sus deseos de recuperar a la compañía.

El nuevo presidente de Petróleos de Venezuela, un militar aparentemente graduado en sociología, tampoco sabe como reactivar la producción y mucho menos estabilizar la distribución del energético, situación que ha provocado enormes filas de vehículos en las estaciones, donde los conductores pasan hasta 24 horas para cargar gasolina.

Este contratiempo obligo a los trabajadores del transporte publico a suspender sus labores, debido a que pierden mas tiempo tratando de obtener gasolina, que en la ocupación que les concierne y con la que obtienen el pan de cada día.

 

Valora este artículo
(0 votos)