Elementos filtrados por fecha: Lunes, 19 Marzo 2018
%PM, %20 %799 %2018 %14:%Mar

Desde Trujillo-Bosch-Danilo

Hemos planteado que la corrupción que todos conocemos ha ido borrando la frontera. Ese cáncer se ha combinado con el descuido y la pobreza en la frontera entre Haití y República Dominicana. Esto lleva a una migración masiva de sus moradores, dando lugar a que sus espacios sean ocupados por haitianos.
Hay comunidades en Pedernales, Dajabón, Santiago Rodríguez, Montecristi, Jimaní, Duvergé y Barahona-Neiba que viven más haitianos que dominicanos. Se habla más creol que español: hay casos que los pocos dominicanos se casan con haitianas o viceversa.
Tenemos que citar al dictador Rafael Leónidas Trujillo por su empeño, no solamente de cuidar la frontera con militares, sino que se preocupó por beneficiar sus habitantes. Era una manera de mantener los dominicanos en la frontera, sabía que si no había condiciones se iban a las grandes ciudades y automáticamente quedaba en mano de los haitianos.
Trujillo mandaba a intelectuales, peritos a hacer encuestas o sondeos para ver como vivía la gente. El dictador, con sus cosas malas, fue más inteligente que los gobernantes que llegaron después, utilizaba herramientas científicas para planificar el desarrollo fronterizo.
Una vez envió a la región a uno de los intelectuales más avezados, el periodista Ramón Marrero Aristy, quien hizo un levantamiento sociológico: forma de vida, número de dominicanos y haitianos que vivían en estas localidades, necesidades e iniciativas que se requerían para su progreso. Fruto de sus vivencias tan intensas y de los informes que le preparó al dictador, escribió varios ensayos, incluyendo la obra Balsié.
Luego de la caída de la dictadura, el presidente Juan Bosch solía decir que la patria, la soberanía comienza en la frontera y que era necesario desarrollar sus pueblos como símbolo de la dominicanidad. En su gobierno de siete meses comenzó a ejecutar un plan para construir carreteras, viviendas, y presas en los ríos Artibonito, Pedernales, Masacre. Se iba a producir energía eléctrica y para la producción agrícola.
Ahora, es alentador que el presidente Danilo Medina realizó una Visita Sorpresa a Jimaní y Duvergé (luego fue a Dajabón) y anunció lo que con humildad hemos ido pidiendo en este periódico: “Hemos decidido establecer políticas en la frontera que incrementen el arraigo de los dominicanos en la frontera”, anunció Medina.
Entonces, bienvenido sea el nuevo plan para la frontera y pedimos al mandatario que ordene un levantamiento de toda la región e implemente programas de desarrollo, reforestación de las cuencas de los ríos Artibonito, Pedernales, Masacre, que al igual que la carretera Internacional, dividen la República Dominica y Haití.
La preocupación
Mi preocupación con el tema haitiano es que coyunturalmente aparece-desaparece de las primeras páginas de los diarios, dependiendo como se muevan los intereses haitianos y dominicanos. Se mueve como una veleta con el vaivén de los vientos, pero nunca hay solución definitiva.
Siempre el debate es encabezado en las capitales de los dos países por una clase política bien perfumada y con trajes caros, que no conocen las precariedades, la pobreza espantosa de las comunidades fronterizas. No quisiera imaginar a uno de estos elegantes burócratas recorriendo la deteriorada carretera Internacional, que comunica del lado dominicano a Bánica, Elías Piña (en el sur profundo), con Dajabón, en la línea noroeste.

Publicado en opinion

SDE,- El exdiputado Manuel Jiménez explicó a través de un comunicado enviado a este medio digital que la suprema corte de justicia, está violando, los artículos 22, 68, 69 de la constitución, artículos. 84, 85 del código procesal penal, modificado por la ley 10-15, el artículo 8 de la convención inter-americana de los derechos humanos, 18 y 24 de la declaración de los derechos humanos, declaración universal de los derechos humanos, y sobre todo, la violación de los precedentes constitucionales, entre ellos, el Num. 0259-14, del tribunal constitucional, que reconoció el derecho del ciudadano a querellarse en contra del inadecuado manejo de los fondos del erario público.
"nos hemos presentado ante la suprema corte de justicia, a los fines de incoar un recurso de revisión constitucional, dado que su resolución número 5515-2017 de fecha 13 de diciembre de 2017 anulando mi calidad para actuar judicialmente contra la homologación del acuerdo entre Odebrecht y la procuraduría ignora mis derechos establecidos en las leyes y la constitución dominicana. "No se trata de algo ligero o sencillo, hablamos de algo realmente grave, que choca directamente contra el conjunto jurídico sobre el que se sustenta el estado democrático de derecho en el que se supone deberíamos convivir los dominicanos" expresó Jiménez.

El delegado del Movimiento Marcha Verde por el Municipio Santo Domingo Este, dijo además que se presentaron al lugar porque están dadas todas las coordenadas legales para que se produzca un ejemplo en la justicia dominicana.

En tal sentido señaló que la revisión constitucional que solicitaron son sus derecho y sería muy difícil que el Tribunal Constitucional se contradiga a sí mismo.

"Es por ellos, que estamos apelando a la sensatez jurídica del tribunal constitucional para que imponga el mandato de nuestras leyes y de nuestra constitución" agrego Manuel Jiménez.

El ex diputado dijo que no detendrán la lucha por la justicia y que sólo se terminara cuando ésta se haga realidad.

 

Publicado en Nacionales

La crítica es una palabra que significa el juicio generalmente expresado de manera pública sobre uno o varios hechos, obras, acontecimientos…, y que puede ser realizada por una o por un conjunto de personas que con una misma especialización ejercen esta acción en los medios de comunicación.

Definido a grandes rasgos el concepto de la crítica y sobre la cual han dicho que está siendo implementada agresivamente a su mismo gobierno por varios hombres muy cercanos al expresidente Leonel Fernández, donde siempre son citados por algunos, los nombres de Franklin Almeyda, Domingo Jiménez, Namphi Rodríguez y Franklin Rodríguez, hemos visto interesante presentar este tema, primero definiéndolo, y, luego, para aterrizar en el meollo del asunto.

Una o varias críticas al gobierno, es lo que se diga positiva o negativamente de su política económica, o sea, como se ejecuta el gasto a través del Presupuesto Nacional; su política fiscal, con los subsidios o como se está implementando ésta en el sector financiero, en el área monetaria.

Así también, se puede comentar en un sentido positivo o negativo, el accionar y los resultados de la política social, la del sector salud, agropecuario y en la educación. En fin, en todo lo que interviene el que administra el Estado.

Pero cuando las críticas son por enfrentamientos de intereses políticos partidarios internos, como es el relacionado con las perturbadoras intenciones culturales de la reelección, donde creen algunos que se podrá implementar nuevamente, y la motivan, aún sea resquebrajando otra vez la Constitución, los choques entre funcionarios y dirigentes del mismo partido sobre el conflictivo tema no se ha barajado.

En este contexto, las opiniones vertidas no son a las ejecutorias del presidente Danilo Medina, en ningún modo se pueden calificar de críticas al gobierno.

Estos son intereses políticos o grupales, y mire que no estamos juzgando quien tenga o no la razón, independientemente de que la Constitución está muy bien redactado y de que, los que la aprobaron ayer, la reforma al Artículo 124 para permitir la reelección y prohibirla en un tercer mandato, hoy la reniegan tal cual el más irresponsable de los hombres niegan una paternidad, y eso, que no conforme, le aprobaron en esa misma Ley un párrafo transitorio.

 Déjenme decirles, que eso de controlar pasiones entre seguidores de líderes en cualquier aspecto, es algo alto difícil, las pasiones en asuntos de la política, la religión o en muchos deportes, hace a los individuos perder la cordura, incluso, no importan sus niveles culturales, de formación, y si le agregamos los interés pecuniarios, ya sea en uno o en el otro, o en los dos, no hay más nada decir.

 Y es muy cierto, cuando se hacen grupos y ahora con las populares redes sociales, en donde muchos actúan como chivos sin ley, siempre a algunos se les van las manos, pero esas son personas muchas veces sin la más mínima formación política, que es imposible de evitarlo, bueno se podrían evitar, eliminando los grupos, lo cual en la actividad política de hoy, como en cualquier otra área, ya es imposible no depender muchísimo de estos medios de comunicación masivos.

 Pero si usted busca o escudriña en los artículos que escriben estos caballeros, en los tuits que ponen, en sus comentarios, en las entrevistas que les hacen, las cuales son tan comunes como en el uso que les dan ellos a las redes sociales, no encontrarán en sus análisis tales críticas a la gestión de gobierno de Danilo Medina y el PLD, al revés, valoran a esta administración positivamente.

 Ahora bien, si usted busca los comentarios, los debates sobre el porque está prohibida la reelección presidencial en el país por más de un período, entonces usted sí va a encontrar un debate encendido y criticas muchas veces duras, pero ojo, criticar la doble reelección no es criticar las ejecutorias del gobierno; son cosas diametralmente opuestas, muy diferentes.

 Y cuando algunos de ellos ha hecho observaciones y comentarios sobre cosas que entienden no van bien en el gobierno, como por ejemplo, algunas cancelaciones a militantes y dirigentes del PLD, las hacen más como consejos y recomendaciones que por cuestionar o dañar; un buen consejo no tiene precio, independientemente dé a quien se lo dirijan.

 Entonces, quien crea que no son así las cosa que comentamos, repito, que vaya a los escritos de estas personas, a los twitter que envían, que oigan sus entrevistas y comentarios, y verán que eso de que Franklin Almeyda, Domingo Jiménez o Namphi Rodríguez …, hacen críticas negativas al gobierno del PLD y Danilo Medina, son puras falacias.

 En honor a la verdad, es cierto, enfrentan con firmeza la doble reelección y las intenciones de algunos querer modificar la Constitución para tan perversos fines…

 

Publicado en opinion