Dodgers logra primer triunfo en el juego más largo de las Series Mundiales

27 Oct 2018
441 veces

LOS ÁNGELES -- Max Muncy bateó un jonrón en el cierre del episodio número 18 para que los Dodgers de Los Ángeles vencieran de manera dramática 3-2 a los Medias Rojas de Boston, el viernes en el Dodger Stadium, en el partido más largo de la historia de la Serie Mundial de Grandes Ligas.

El jonrón de Muncy se produjo con las bases limpias contra el derecho Nathan Eovaldi, quien estaba trabajando en su séptima entrada. El zurdo Alex Wood (1-0) fue el pitcher ganador y Eovaldi, quien originalmente estaba programado para ser el abridor del juego #4 el sábado, fue el derrotado.

Los Medias Rojas, que lideran la serie 2-1, no pudieron retener la ventaja que consiguieron en el inning 13, perdieron su primer partido en la ruta en la postemporada y fallaron en colocarse a una victoria del noveno título de su historia y el cuarto desde el 2004 en un partido que impuso récords de duración en tiempo (7 horas y 20 minutos) y por entradas en una Serie Mundial.

La marca anterior era de 14 innings: En el juego #1 del 2015 entre Mets de Nueva York y Reales de Kansas City, en el #3 del 2005 entre Medias Blancas de Chicago y Astros de Houston y en el #2 de 1916 entre los Robins de Brooklyn y los Medias Rojas. Los Dodgers se llamaron Robins entre 1914 y 1931.

Con el partido empatado 1-1 en el inning 13, Brock Holt recibió boleto del zurdo Scott Alexander y se robó la segunda base, bateando el dominicano Eduardo Núñez. Cuando Núñez bateó un rodado por el box, Alexander lanzó mal a primera, permitiendo que anotara Holt. El anotador otorgó sencillo a Núñez y error en tiro al lanzador que permitió la anotación.

En el cierre de esa entrada, Muncy recibió boleto de Eovaldi, quien se repuso dominando a Manny Machado y Cody Bellinger para poner la entrada a punto de mate. Muncy avanzó a segunda base cuando el antesalista Núñez cayó a las gradas mientras atrapaba el elevado de foul de Bellinger.

El cubano Yasiel Puig bateó un rodado por segunda base, que el anotador oficial apuntó como hit al cuadro, y entonces Muncy anotó cuando Ian Kinsler lanzó desviado a la primera base.

Ambos equipos usaron nueve lanzadores para empatar el récord en un juego de Serie Mundial, con los Dodgers del año pasado y los Medias Blancas del 2005. Los Ángeles utilizó a Walker Buehler, Kenley Jansen, Pedro Báez, Ryan Madson, Scott Alexander, Dylan Floro, Kenta Maeda, Julio Urías y Alex Wood, mientras que Boston puso a desfilar a Rick Porcello, Eduardo Rodríguez, Joe Kelly, Ryan Brasier, Craig Kimbrel, Heath Hembree y Eovaldi.

Los dirigentes Alex Cora y Dave Roberts usaron 23 de sus 25 peloteros en el roster, empatando la marca del clásico. Solamente los lanzadores zurdos Drew Pomeranz y Chris Sale no jugaron por los Medias Rojas y los pitchers zurdos Rich Hill y Hyun-Jin Ryu no lo hicieron por los Dodgers. El estelar zurdo Clayton Kershaw, de Los Angeles, bateó de emergente en el inning 17.

Por la mayor parte del encuentro, la figura central fue Walker Buehler, un novato de 24 años y 90 días de edad, el más joven lanzador de los Dodgers que comienza un choque de Serie Mundial desde que el zurdo mexicano Fernando Valenzuela abriera el tercer juego del clásico de 1981 contra los Yankees de Nueva York un día antes de cumplir 21 años.

Buehler lanzó siete poderosas entradas de dos hits, sin carrera ni base por bolas y siete ponches en una noche mágica con 53,114 en las gradas del Dodger Stadium para superar al derecho Rick Porcello (1-1). La victoria se le escapó a Buehler, cuando Jansen, el cerrador curazoleño de los Dodgers, permitió cuadrangular al jardinero Jackie Bradley que empató el encuentro 1-1 en el octavo inning.

Buehler es el cuarto abridor de la historia de la Serie Mundial (que comenzó en 1903) con al menos siete entradas de dos o menos corredores en bases y el primero desde Jim Lonborg en 1967.

Además, es el primer novato de la historia con cuatro salidas de siete o más ponches en la postemporada y el primer novato con siete ceros en un juego del clásico de otoño desde el dominicano Yordano Ventura (QEPD) en el 2014.

Buehler abanicó a Mookie Betts y Xander Bogaerts antes de dominar a Mitch Moreland con elevado al jardín derecho, pero necesitó 26 lanzamientos para sacar el cero en el primer inning, debido mayormente a que los bateadores de Boston le pegaron 11 fouls. En su última salida, en el séptimo juego de la Serie de la Liga Nacional, los Cerveceros de Milwaukee le pegaron 13 fouls en 4.2 entradas.

En los primeros cuatro innings obligó a los Medias Rojas a pegar 20 fouls y después de siete entradas su recta de cuatro costuras estaba promediando 97.9 millas por hora, lo más veloz de todo el año para Buehler y lo segundo más rápido para un abridor en la actual postemporada, solamente detrás de Eovaldi, cuya recta promedió 98.8 MPH en el juego 3 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana y 98.5 MPH en el tercer encuentro de la Serie Divisional.

Buehler realizó seis lanzamientos de 100 millas por hora. Su lanzamiento 107 fue a 99 millas por hora y el 108 y final de la noche, fue una bola rápida de 98 MPH para ponchar al peligroso jardinero cubano J.D. Martínez, quien recibió el premio Hank Aaron de la Liga Americana antes de que comenzara el partido.

El juego estuvo en blanco hasta que el jardinero Joc Pederson bateó jonrón solitario con dos outs en el cierre de la tercera entrada contra Porcello. Fue el cuarto jonrón de Serie Mundial para Pederson y el primer hit de los Dodgers desde un sencillo del cubano Yasiel Puig en la cuarta entrada del segundo juego, el miércoles en Fenway Park, cuando los pitchers de Boston retiraron a los últimos 16 bateadores.

Porcello estaba lanzando en gran forma, pero el manager Alex Cora lo retiró del juego con dos outs en la quinta entrada, cuando Pederson asomó al plato. El derecho permitió una carrera y tres hits, otorgó un boleto libre y ponchó a cinco.

Con dos outs y las bases limpias en el octavo episodio, Bradley, el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, bateó cuadrangular por el jardín derecho, su tercero de la postemporada, todos después de dos outs. Fue la carrera número 37 (de 69) que Boston anota después de dos outs en la actual postemporada.

Jansen lanzó dos entradas de una carrera y su contraparte en Boston, Kimbrel, sacó un out de oro en el cierre del noveno y luego tres más en el décimo. Con el partido empatado 1-1, dos outs y un corredor en primera base, Kimbrel sustituyó al zurdo David Price y aunque transfirió a Chris Taylor, dominó a Brian Dozier con elevado al receptor para apagar la amenaza de los locales en la novena.

Boston tuvo una gran oportunidad en el décimo contra el derecho dominicano Pedro Báez. Martínez recibió boleto (entró Ian Kinsler a correr) y Brock Holt bateó sencillo para mandar al corredor a tercera base. El dominicano Núñez entró a batear de emergente por su compatriota Rafael Devers y bateó elevado al jardín central. Cuando Kinsler se desprendió hacia el plato, Bellinger lanzó un potente disparo para eliminar la potencial carrera de la ventaja para los visitantes.

Entrando al partido del viernes, los Medias Rojas tenían foja de 5-0 y habían sobre anotado 40-13 a sus oponentes en la carretera en la postemporada. Solamente otros seis clubes han ganado cinco juegos consecutivos en la carretera, incluyendo Kansas City del 2014. Los únicos mejores fueron los Yankees de 1996 (8-0) y los Medias Blancas del 2005 (6-0).

FUENTE: ESPN

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

Noticias recientes