Redención del receptor dominicano Gary Sánchez llega justo a tiempo

07 Oct 2018
282 veces

BOSTON -- Gary Sánchez, una gran interrogante durante la mayor parte del verano, tuvo su noche de redención el sábado en el Fenway Park, justo a tiempo para evitar que los Yankees de Nueva York comprometieran su futuro inmediato en la postemporada de Grandes Ligas.

Sánchez bateó dos cuadrangulares y el jardinero Aaron Judge sacó la bola por tercer partido consecutivo para suplir toda la ofensiva que necesitó Nueva York para derrotar 6-2 los Medias Rojas de Boston y empatar 1-1 la Serie Divisional de la Liga Americana. De paso, Nueva York quebró una racha de cinco derrotas ante sus odiados rivales en juegos de postemporada.

Ahora el playoff se reduce a un 3-2, comenzando con dos encuentros, lunes y martes, en el Yankee Stadium de Nueva York. En el juego #3, el norteamericano Rick Porcello (17-7, 4.28) enfrentará al dominicano Luis Severino (19-8, 3.39).

Sánchez, quien bateó .177 en una temporada en la que se perdió más de 70 partidos con dos visitas a la lista de lesionados, impulsó cuatro carreras en su primer juego de jonrones múltiples en postemporada y el primero de todo el 2018

El quisqueyano, que entró al encuentro bateando .186 (59-11) con tres cuadrangulares en 15 encuentros de playoffs, es apenas el segundo cátcher de los Yankees con dos vuelacercas en un encuentro de postemporada. El otro fue el miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, Yogi Berra, en el séptimo juego de la Serie Mundial de 1956 contra los Dodgers de Brooklyn.

''No sabía nada de eso hasta esta noche, pero definitivamente que me siento honrado de ser mencionado en la misma oración con Yogi, una leyenda del béisbol. Para mí, es un gran honor'', dijo Sánchez, quien bateó de 5-2 el sábado.

Sánchez, de 25 años, disputó el premio Novato del Año de la Liga Americana en el 2016 e integró el equipo Todos Estrellas del joven circuito el año pasado, cuando bateó 33 jonrones y remolcó 90 carreras en 122 partidos.

Pero una lesión en la ingle, que lo mandó dos veces a la lista de lesionados, y sus recurrentes problemas defensivos pusieron a muchos a preguntarse si en realidad el quisqueyano tenía las herramientas para ser el receptor del presente y el futuro de los exigentes Yankees. Sánchez lideró las Ligas Mayores en pasboles, con 18, por segundo año consecutivo.

''Siempre me mantuve positivo durante esos terribles días. Fue una temporada bastante ruda para mí, pero gracias a Dios terminó la temporada regular y ahora tengo la oportunidad de rendir en un momento más importante'', dijo Sánchez.

''Y después que termine todo, planeo seguir trabajando más duro para mejorar en todos los aspectos'', agregó.

''No quiero usar las lesiones como una excusa. Las lesiones son parte del juego y hay que hacer ajustes. Estoy haciendo ajustes aún en esta parte de la temporada y tratando de mejorar para ayudar más a mi equipo'', dijo Sánchez. ''En medio de la postemporada me mantengo trabajando con el coach de bateo, con mi defensa y mirando adelante'', agregó.

Después que Judge bateó un monstruoso batazo de 445 pies contra el zurdo David Price en la primera entrada, Sánchez pegó uno de 399 pies contra el mismo Price en el segundo episodio. Su estacazo de tres carreras contra el zurdo venezolano Eduardo Rodríguez en el séptimo inning recorrió 479 pies, el más largo de su carrera en Grandes Ligas.

Ahora Sánchez batea .500 (14-7) con seis cuadrangulares y 12 carreras impulsadas contra Price.

''Todo el mundo sabe que Aaron tiene más fuerza que yo. No tengo que aclarar ese punto. Pero un jonrón es un jonrón, no importa si es de 300 pies. Los tomo como sean'', dijo.

FUENTE: ESPN

Valora este artículo
(0 votos)