Shohei Ohtani: Japonés con doble valía y doble atención

24 Feb 2018
564 veces
El debut primaveral del polivalente pelotero de los Angelinos de Los Ángeles, Shohei Ohtani, es el más anticipado de un pelotero japonés en Estados Unidos desde los arribos del lanzador Hideo Nomo en 1995 y del jardinero Ichiro Suzuki en 2001.
Lo que hace especial, único y diferente a Ohtani es su plan de jugar simultáneamente los roles que una vez desempeñaron Nomo y Suzuki, quienes son los referentes de los lanzadores y bateadores, respectivamente, del medio centenar de peloteros japoneses que ha pasado por las Grandes Ligas.
Ohtani, quien lanza a la derecha y batea a la zurda, tendrá su primera presentación monticular, abriendo contra los Cerveceros de Milwaukee en Diablo Stadium de Tempe, Arizona, la casa primaveral de los Angelinos.
Mike Scioscia, el dirigente de los Angelinos, espera que Ohtani trabaje alrededor de dos entradas contra los Cerveceros y lo dejaría descansar un par de días antes de usarlo como bateador por primera vez la próxima semana.
El jugador de 23 años se desempeñaba como lanzador y jardinero en su país, pero cuando fue firmado por el club californiano se acordó que en el 2018 estará limitado al rol de bateador designado cuando no esté en el montículo, como forma de facilitar el proyecto de que se convierta en el primer pelotero tipo Babe Ruth en las ligas mayores desde hace casi un siglo.
Después de una temporada ''tipo Ruth'' en el 2016, cuando bateó .322 con 22 jonrones en 323 turnos y tuvo marca de 10-4, efectividad de 1.86 y 174 ponches en 140 entradas, una lesión del tobillo derecho limitó a Ohtani a 231 apariciones al plato y 25 entradas en el 2017, su último año con Nippon Ham Fighters de la Liga Pacífico.
En diciembre, los Ham Fighters subastaron al jugador entre los equipos de las ligas mayores y el pelotero seleccionó a los Angelinos, que le otorgó un bono de $2.3 millones de dólares y un contrato de ligas menores, además de pagar $20 millones de compensación a su anterior conjunto.
Posterior a su contratación se reveló que Ohtani Shohei Ohtani recibió una inyección de plasma rica en plaquetas en octubre para tratar un esguince en el ligamento colateral cubital de su codo derecho. Aunque la condición no es grave, un daño mayor en ese ligamento generalmente conduce a la operación reconstructiva llamada ''Tommy John''.
Los Mejores japoneses
Estos son los mejores japoneses en la historia de Grandes Ligas por WAR. (Victorias Sobre Nivel Reemplazo)
JUGADOR AÑOS WAR
Ichiro Suzuki 17 59.6
Hideo Nomo 13 21.8
Hiroki Kuroda 7 21.7
Hideki Matsui 10 21.3
Yu Darvish 5 19.3
Isashi Iwakuma 6 16.8
Koji Uehara 9 13.8
Masahiro Tanaka 4 12.8
Tomo Ohka 10 11.9
Shigetoshi Hasegawa 9 11.6
Desde que se reportó a los entrenamientos primaverales, el chico ha estado haciendo todas sus rutinas, como bateador y lanzador, de manera normal. El jueves, lanzó un bullpen y luego tomó prácticas de bateo con el resto de sus compañeros. Su primera salida de la Liga del Cactus será televisada en Estados Unidos y Japón.
El lanzador Masanori Murakami (Gigantes de San Francisco 1964-65) fue el primer pelotero japonés que jugó en las Grandes Ligas, pero no fue hasta 30 años después que un nativo de la tierra del sol naciente causó un impacto mayor en Estados Unidos.
Después de la huelga de jugadores de 1994-95, los Dodgers de Los Ángeles contrataron al derecho Nomo, quien llevaba cinco años como uno de los mejores pitchers de su país con Kintetsu Buffaloes.
Nomo fue un éxito instantáneó, desatando un furor poco visto en mucho tiempo. ''El Tornado'' tuvo marca de 13-6, fue segundo en efectividad (2.54), completó cuatro juegos, lanzó tres blanqueadas y lideró la Liga Nacional en ponches (236) en 191.1 entradas en 28 aperturas. Fue electo al Juego de Estrellas y ganó el premio Novato del Año.
Seis años después, los Marineros de Seattle consiguieron a Suzuki en el sistema de subasta que acordaron las ligas de Japón y Estados Unidos para controlar el aparente éxodo de los mejores jugadores orientales a occidente que comenzaron Nomo y el derecho Hideki Irabu.
En el verano del 2001, ''Ichiro'' tomó por asalto el béisbol norteamericano, liderando la Liga Americana en bateo (.350), hits (242) y bases robadas (56) y convirtiéndose en apenas el segundo jugador de la historia que conquistaba los premios Novato del Año y Jugador Más Valioso en una misma temporada. En su campaña de debut, Suzuki anotó 127 carreras, fue electo al Juego de Estrellas y ganó el Guante de Oro y el Bate de Plata.
Después de 17 temporadas en las Ligas Mayores, Ichiro batea .312 con 3,080 hits, 10 Guantes de Oro, 10 convocatorias el Juego de Estrellas y 59.6 Victorias Sobre Nivel Reemplazo (WAR), la octava mayor cifra entre los jugadores ''activos''. Ichiro, un futuro miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, y Nomo (123-109 y 21.8 WAR en 12 años), han sido los mejores peloteros japoneses de todos los tiempos en las Grandes Ligas.
Otros nipones provocaron mucha ruido cuando se mudaron a Estados Unidos y estuvieron a la altura de las expectativas en sus primeros años, aunque no necesariamente tuvieron carreras tan largas y exitosas como las de Ichiro y Nomo.
El relevista Kazuhiro Sasaki, también con los Marineros, rescató 37 partidos y fue elegido Novato del Año de la Liga Americana en el 2000. Tres años más tarde, el jardinero Hideki Matsui impulsó 106 carreras en su debut con los Yankees de Nueva York, pero quedó segundo en la carrera del Novato del Año, detrás del dominicano Ángel Berroa, de los Reales de Kansas City.
Matsui, quien bateó .282 con 175 jonrones en 10 temporadas con los Yankees, fue el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial del 2009 y posee los récords de jonrones (31 en 2004) y de carreras impulsadas (116 en 2005) para japoneses en una temporada.
El lanzador Daisuke Matsuzaka tuvo foja de 15-12, efectividad de 4.40 y 201 ponches en 204 entradas en 2007 con los campeones Medias Rojas de Boston e incluso una mejor actuación en 2008, pero su carrera de ocho años temporadas en MLB quedó bien lejos de las grandes expectativas que generó tras ser el Jugador Más Valioso de las primeras dos ediciones del Clásico Mundial de Béisbol (2006 y 2009), que ganó su país.
El derecho Yu Darvish fue convocado al Juego de Estrellas en tres de sus primeras cuatro temporadas en Grandes Ligas, llegó segundo en la carrera por el Cy Young de la Liga Americana en el 2013, cuando lideró el circuito con 277 ponches y tuvo foja de 13-9 y efectividad de 2.83.

En su primera campaña con los Rangers de Texas, Darvish terminó con 16-9, efectividad de 3.90, fue electo al Juego de Estrellas y quedó tercero en la batalla por el Novato del Año, que ganó el jardinero Mike Trout, de los Angelinos. Recientemente, Darvish firmó con los Cachorros de Chicago un contrato de seis años y $126 millones de dólares, el más lucrativo de todos los tiempos para un pelotero japonés.
Al igual que pasó con Ichiro y Nomo, Matsui, Matsuzaka y Darvish fueron fenómenos mediáticos desde que se reportaron a los entrenamientos primaverales. Ohtani tiene una gran oportunidad de emular, y hasta superar, el grado de atención que concitaron sus ilustres compatriotas.
Y tendría mucho sentido. Después de todo, Ohtani intenta hacer regularmente lo que hacían Ichiro y Matsui y Nomo y Darvish.
FUENTE:ESPN
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

Noticias recientes